Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Sin City

Duración

124min

Dirección

Robert Rodríguez, Frank Miller

Guión

Frank Miller

Reparto

Bruce Willis, Jessica Alba, Devon Aoki, Alexis Bledel, Powers Boothe, Benicio Del Toro

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sin City
Autor: sensillo
Fecha: 2005-08-11.
Póster Sin City

Sin City

Digerido por sensillo

No merece la pena señalar la vacuidad de “Sin City”, del mismo modo que nadie echa en falta más escenas de artes marciales en el cine de Woody Allen. Fidelísima adaptación del universo de papel de Frank Miller, “Sin City” ofrece al espectador tíos muy duros, chicas ligeras de ropa, violencia sin fin y sucia podredumbre, todo ello administrado sin mesura a lo largo de las dos horas que dura la película.

En su traslación a la gran pantalla, Robert Rodríguez no inventa nada que no estuviera ya plasmado sobre el papel, y si bien es fácil augurar que unas cuantas películas copiarán este estilo visual con apariencia de novedoso, no creo que vaya más allá de una moda pasajera. Seguramente el paso del tiempo no vaya a tratar con indulgencia esta cinta, pero es cierto que por lo menos ha logrado sorprender y huir de los convencionalismos de un cine de acción que parece continuar atrapado bajo la influencia de “Matrix”.

Han pasado 10 años, que no son tantos, desde que el estreno de una película como “Asesinos natos” causara una enorme polémica por la violencia de sus imágenes. Sin embargo, la violencia enfermiza y malsana en que se regodea cada uno de los fotogramas de “Sin City” apenas ha merecido unas pocas líneas. A este paso, y sobre todo después de que los orientales terminen por afianzarse definitivamente en la industria del cine, resulta difícil imaginar qué es lo que hará falta para estremecer al público. Quizás descuartizar en directo a uno de los espectadores. Sirva de advertencia, por si queda alguien desorientado ante la cartelera, que “Sin City” no es una película apta para corazones y entrañas sensibles, por más que la explícita casquería resulte levemente difuminada por una fotografía poco naturalista que busca acercarse a las viñetas del cómic.

La película consta de tres capítulos que cuentan historias independientes, que comparten el mismo escenario: la decadente y podrida Basin City. Son tres tragedias muy simplonas que se quedarían prácticamente desnudas de no ser por su envoltorio visual. Conviene no tirar demasiado de sus hilos, o se vendrían abajo. En cualquier caso, poco importa la cohesión de las historias, que basan su fuerza en una visceralidad brutal, cuyo máximo exponente es el capítulo protagonizado por un bestial Mickey Rourke, acerca de una venganza que poco tiene de humana. El mejor capítulo de la película, y el que deja mejor sabor de boca, sin duda el de Bruce Willis, que encarna al único personaje que no llegó tarde al reparto de almas.

El encaje de las tres historias está hecho al más puro estilo de Tarantino, que se deja caer en los títulos de crédito como special guest director. Entre los intérpretes, no son pocas las caras conocidas que aparecen, aunque en muchos casos estén semiocultas bajo hilillos de plastilina.

Violencia estilizada para todos aquellos que buscan, precisamente, eso.

Recomendada para quienes dejaron de ver las ferreterías con los inocentes ojos de McGyver. Puntuacion