Ficha

País

Rusia

Año

2004

Título original

Nochnoy Dozor

Duración

114min

Dirección

Timur Bekmanbetov

Guión

Timur Bekmanbetov, Sergei Lukyanenko

Reparto

Konstantin Khavensky, Vladimir Menshov, Valeri Zolotukhin, Mariya Porosina, Galina Tyulina

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Guardianes de la noche
Autor: sensillo
Fecha: 26/08/2005.
Póster Guardianes de la noche

Guardianes de la noche

Digerido por sensillo

De entre las filas de los enemigos declarados del cine de Hollywood ha salido un nuevo paladín, dispuesto a hacer morder el polvo a la industria del cine de California en su propio terreno. Por alguna esotérica razón, a gente que habitualmente vierte su mala baba contra la capital del cine le gustaría ver coronada “Guardianes de la noche” precisamente allí.

Si de lo que se trata, por lo tanto, es de comparar “Guardianes de la noche” con el cine fantástico de entretenimiento americano, no queda más remedio que afirmar que la película rusa resulta muy mal parada. Consolémonos con la idea de que los productores de Hollywood, en su infinita caridad y benevolencia, van a rodar un remake con la intención de sacar algo bueno de este filme.

Basada en una novela tan exitosa en su país natal como desconocida fuera de él, “Guardianes de la noche” ofrece una historia que, sin ser antipática, desde luego no cuenta con la originalidad entre sus virtudes. Presenta un mundo en el que las fuerzas del bien llevan siglos batallando contra las fuerzas del mal, en una guerra invisible para el común de los mortales. Existe un equilibrio entre ambas fuerzas, que están a la espera de que surja un campeón elegido que inclinará la balanza a un lado o al otro. Como ven, de toda la gente que clama a favor de la originalidad de este invento no puedo imaginar otra cosa sino que han estado encerrados en cuevas durante años presenciando historias de hombres con palos persiguiendo mamuts y bisontes. No sólo el fondo de la historia ha sido explotado a conciencia, sino que ni tan siquiera el envoltorio resulta novedoso, y lo hemos podido ver millones de veces en otras películas, libros, videojuegos, cómics, juegos de rol o cajas de cereales. En cualquier sitio menos en la pared de los frescos de los mamuts, e incluso en este caso muestro mis reservas. Dicho queda esto para evitar posibles fraudes y que no vendan gato por liebre.

La película está dedicada principalmente a los muchos seguidores de la novela de Lukyanenko, casi todos ellos de lengua eslava, y los profanos somos apenas invitados a entrar en ella. Así, si alguien de fuera se acerca a la película, lo primero que comprobará es la descortesía de que no le es presentado ninguno de sus personajes. Ni siquiera un apretón de manos. Lo mismo se puede decir de las normas que rigen dentro, que uno se tiene que ir deduciendo por su propia cuenta. Baste decir que pasaría por lo menos media hora de la película hasta que me pude enterar de quiénes eran los buenos y quiénes los malos. El hecho de que la historia resulte en la mayor parte de las ocasiones confusa no se le puede achacar en ningún caso a la complejidad del guión, tan simple como el mecanismo de un sonajero.

“Guardianes de la noche” tiene un sabor en general muy parecido al de aquellas producciones italianas que intentaban remedar con escaso presupuesto los éxitos del otro lado del Atlántico, si bien se percibe cierta pretenciosidad que le resta bastante encanto. El progresivo abaratamiento de los costes de producción, en particular los derivados de los efectos especiales, cada vez le va quitando excusas a quienes sostienen lo difícil de competir contra los presupuestos americanos. Pronto podremos ver los banquetes de bodas en la luna de Endor.

Quienes quieran ver una película dedicada al gran público pero no lo puedan hacer por imperativos religiosos están de enhorabuena: ahora pueden ver la versión rusa y ser alternativos.

Recomendada para quienes se cuelan en las fiestas, y a quienes sueñan con ganar el Oscar a la película menos americana. Puntuacion