Ficha

País

UK

Año

2005

Título original

The descent

Duración

99min

Dirección

Neil Marshall

Guión

Neil Marshall

Reparto

Anna Buring, Craig Conway, Natalie Jackson Mendoza, Molly Kayl, Stephen Lamb

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de The descent
Autor: malabesta
Fecha: 01/09/2005.
Póster The descent

The descent

Digerido por malabesta

“The descent” es una de esas películas que, a pesar de no estar mal del todo, uno no puede dejar de pensar que podrían haber estado mucho mejor si no fuera porque en determinado momento parece que al guionista/director/productor el resultado no le parecía suficientemente “chulo” o “molón”, por lo que decida añadir una serie de elementos que por lo general se lo cargan todo.

La verdad es que la película empieza de una manera un poco rara: un grupo de tres amigas haciendo rafting, mientras el marido e hija de una de ellas las espera en la orilla. Acto seguido, un terrible accidente de tráfico (rodado de manera notable) termina con la vida del marido e hijo de Sarah (Shauna Macdonald). Mientras que Beth (Alex Reid) se queda a su lado, Juno (Natalie Mendoza) emigra a Estados Unidos. Tras un tiempo, con el fin de recuperar la relació, Juno las invita a ambas a una excursión de espeleología, sólo para mujeres. Aquí es cuando realmente comienza la película. Una vez las mujeres entran en la cueva, la claustrofobia inherente a tal deporte domina la película, gracias a la notable dirección de Neil Marshall (autor de la que fue sorpresa del momento “Dog soldiers”), especialmente cuando tras una serie de eventos, las mujeres se quedan encerradas en una cueva no cartografiada y de la que han de intentar salir.

Todo esto sería suficiente combustible para mantener una película de hora y media como esta, pero llegados a ese punto, el guión da un innecesario giro al terror más convencional con la introducción de una serie de seres carnívoros que parecen los primos miopes de Gollum y contra los que tendrán que luchar las aguerridas espeleólogas. Aún así, Neil Marshall aprovecha al máximo los recursos visuales que tiene a su disposición, para hacer crecer la angustia en el espectador, como el uso del visor infrarrojo de una cámara de vídeo, la luz roja de las bengalas o la direccionalidad del haz de luz de los cascos de minero que llevan las protagonistas. Es una pena que lo que podría ser un thriller de lo más notable se termina convirtiendo en una especie de corre corre que te pillo bajo tierra, que además hace totalmente innecesario el condicionamiento sentimental de los primeros minutos de película: la cosa hubiese funcionado igual de bien si todas las mujeres fuesen totalmente desconocidas.

A nivel actoral, no se esperen gran cosa de un producto de este tipo. Berridos, peleas y demás, y muy pocas escenas dramáticas en las que las actrices puedan hacer gala de sus mañas, más allá de clavarse una astilla en la mano y similares. Fuera de eso, todas cumplen con soltura.

En fin, una película entretenida, pero que pudo haber sido mucho más. Recomendada para animadores socioculturales.

Puntuacion