Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

The Hitchhiker's Guide to the Galaxy

Duración

109min

Dirección

Garth Jennings

Guión

Douglas Adams

Reparto

Martin Freeman, Mos Def, Sam Rockwell, Zooey Deschanel, Bill Nighy, John Malkovich

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La guía del Autoestopista Galáctico
Autor: malabesta
Fecha: 03/09/2005.
Póster La guía del Autoestopista Galáctico

La guía del Autoestopista Galáctico

Digerido por malabesta

Bajo el nombre de "La guía del Autoestopista Galáctico" se esconde todo un conjunto multimedia de obras (radio, televisión y literatura), tremendamente popular en el Reino Unido y Estados Unidos y que también llegó a España en forma de novelas; en palabras del autor, una trilogía de cinco libros. Aún así, la obra es poco conocida por aquí, por lo que es posible que la película pase también sin pena ni gloria, lo cual no es malo, pues si hubiese legiones de fans seguramente la balanza caería del lado de la pena.

La historia es un condensado bastante complejo: Arthur Dent (Martin Freeman) una mañana, después de un intranquilo sueño, despertose para ver como demolían su casa con el fin de construir una autopista. Acto seguido descubre que su mejor amigo, Ford Prefect (Des Mof) lejos de ser británico es de las afueras de Beetelgeuse, y que la Tierra va a ser demolida también para construír una autopista galáctica. Así que ambos escapan del planeta haciendo autostop, ayudados por la “Guía del autoestopista galáctico”, el mayor bestseller de la Vía Láctea, para ser recogidos por los Vogon, malvada raza de constructores encargada de destruír el planeta, y posteriormente por Zaphod Beeblebrox (Sam Rockwell), presidente de la Galaxia y su amiga Trillian (Zooey Deschanel). No seguiré porque para aquellos conocedores de la obra no aporta nada y para los que no, sería arruinar la película, puesto que el guión es su mayor logro y su mayor defecto a un tiempo.


El universo de Douglas Adams, primero recogido en un serial radiofónico y luego propagado por todos los medios conocidos por el hombre, combina la mejor tradición de humor inglés surrealista con la ciencia ficción serie B al estilo del “Dr. Who”, colocando a personajes tremendamente británicos intentando beber una buena taza de té en medio de conspiraciones galácticas para hacerse con el secreto del motor de improbabilidad. Así que la película está llena de personajes geniales, como Marvin, el androide maníaco-depresivo, o Slartibartfast, constructor de fiordos (e interpretado por Bill Nighy, que repite su interpretación de “Love actually”), o los delfines inteligentes que, a la vista de la inminente destrucción de la Tierra se despiden de los humanos con la canción “So long and thanks for all the fish”. Para todos aquellos desconocedores de los libros de Adams, todas estas cosas harán que la película valga la pena.

Pero para los que la conocen, intentar condensarla en una película de dos horas, incluso con la colaboración del propio Adams en el guión (que fue escrito por él hace unos veinte años y retocado tras su muerte, por lo que uno nunca sabe si las chapuzas son suyas o del reescritor), es prácticamente imposible, por lo que sufre grandes mutilaciones y cambios, junto con alguna otra novedad (como el personaje de John Malkovich). Además, toda esta condensación mata un poco el ritmo narrativo, pues los eventos de la primera mitad de la película (destrucción de la Tierra, etc), que sirven para ponernos en situación, pierden fuerza en favor de las relaciones interpersonales, haciendo que la película avance como una gallina sin cabeza. Hacia un final muy abrupto y prácticamente incomprensible. Además, a excepción del protagonista, el resto de personajes no están nada desarrollados, y muchos de ellos ni siquiera presentados, por lo que uno nunca llega a comprender sus intenciones o el por qué de sus actos.

Los actores están notablemente bien elegidos, con Martin Freeman como el perfecto tipo normal, un Sam Rockwell ultra histriónico que, aunque muy apropiado para el personaje, nunca termina de gustar, y Mos Def, otro rapero metido a actor, que consigue que su personaje se disuelva totalmente, gracias a su interpretación y su falta de carisma y con mucha ayuda del guionista. Zooey Deschanel es la mujer del grupo, bastante florero. Dentro de Marvin, el robot, está Warwick Davis, famoso por películas como “Willow” o por ser uno de los ewoks de Lucas.

La dirección sabe usar los recursos disponibles y le da a la obra de Adams lo que siempre le faltó: grandes efectos especiales. Así podemos ver gran cantidad de naves, planetas, robots y extraterrestres en todo su esplendor, junto con planos realmente impresionantes, como gigantescos zooms desde la superficie de la Tierra o un travelling a lo largo de la fábrica de construcción de planeta.

En fin, una película entretenida, pero que no está a la altura de los originales. Recomendada para fans del Inter-raíl. Puntuacion