Ficha

País

UK

Año

2005

Título original

Wallace & Gromit: The Curse of the Were-Rabbit

Duración

85min

Dirección

Nick Park, Steve Box

Guión

Nick Park, Steve Box, Bob Baker

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Wallace & Gromit: La maldición de las verduras
Autor: sensillo
Fecha: 08/10/2005.
Póster Wallace & Gromit: La maldición de las verduras

Wallace & Gromit: La maldición de las verduras

Digerido por sensillo

Nick Park dedica muchos años a cada uno de sus proyectos, y sabe hacerse de rogar. Cinco años después del estreno de la bastante convencional - y un poco decepcionante - “Chicken Run”, el director británico retoma los dos personajes que más fama le dieron: Wallace y Gromit.

Ahora que el mundo de la animación parece moverse alrededor de la animación 3-D por ordenador, “Wallace & Gromit” siguen apostando por los entrañables hilillos de plastilina. Algo de trampa se ha hecho, pues subrepticiamente se ha empleado el ordenador, pero “Wallace y Gromit” no pretende ser un escaparate de lo que los nuevos procesadores son capaces de hacer. De hecho, hasta se han fingido tenues huellas digitales sobre algunas figuras, con lo cual el universo de Nick Park luce como siempre.

Wallace es un torpe y despistado inventor, amante del queso, que vive con la compañía de su fiel perro Gromit, ávido lector de la prensa diaria. Este tipo de pareja humorística ha sido explotada hasta la saciedad, pero el humor surrealista de Wallace y Gromit parece haber encontrado los ingredientes justos para esta clásica fórmula: ni el personaje despistado llega a ser irritante ni el espabilado resulta impertinente.

Se consigue transmitir una gran expresividad a los muñecos de plastilina, especialmente al personaje mudo Gromit, quien no parece necesitar las palabras. Ya empieza a ser frecuente que muñecos de plastilina o de palo se desempeñen mejor delante de las cámaras que muchos actores de carne y hueso con graves problemas de movilidad facial.

La acción transcurre en un entorno rural inglés al que no le falta ni un añejo Castillo. Wallace y Gromit en esta ocasión se dedican al control de plagas “humanitario”, y se les encomienda la tarea de proteger un tradicional concurso de vegetales gigantes que se ve amenazado por una misteriosa y terrible bestia herbívora. Como de costumbre, contarán con la ayuda de la sofisticada y absurda tecnología mecánica diseñada por Wallace.

Como ya viene siendo costumbre en las películas de este tipo, si es que acaso pudieramos meter a “Wallace y Gromit” dentro de una clasificación, no faltan las escenas que parodian otras películas. Sin embargo, esta parodia es más sutil que lo que últimamente nos habitúan a ver, y como además se recurre a clásicos en lugar de al último y efímero éxito, se asegura una comicidad mucho menos perecedera. En cualquier caso, el uso de la parodia es bastante puntual, puesto que el humor absurdo y surrealista de “Wallace y Gromit” incide más en otros senderos más clásicos y, sobre todo, más británicos. No parece que se haya notado mucho el peso de la productora Dreamworks, que ha dejado libertad para hacer una película muy personal. Lo cual es motivo de alegría, pues no todo iban a ser clones del camino iniciado por Pixar.

Agradezcamos también que en el doblaje para la versión en español no se han cometido las tropelías que se han hecho tristemente habituales, e incluso se ha tenido el cuidado de traducir todos los textos relevantes que aparecían en escena, ya fueran carteles o titulares de periódicos.

Una película entretenida, muy graciosa y construida con habilidad, que desemboca en un frenético e hilarante desenlace. Difícil va a ser aburrirse con ella. Además, se puede llevar uno consigo al cine a los niños y a la abuela, que nadie va a encontrar mancilladas ni su moral ni sus creencias.

Recomendada para alumnos aplicados de pretecnológicas (o como se llame ahora). Puntuacion