Ficha

País

USA, Alemania

Año

2005

Título original

Hostage

Duración

113min

Dirección

Florent Emilio Siri

Guión

Robert Crais, Doug Richardson

Reparto

Bruce Willis, Kevin Pollack, Jimmy Bennett, Michelle Horn, Ben Foster

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hostage
Autor: malabesta
Fecha: 29/10/2005.
Póster Hostage

Hostage

Digerido por malabesta

"Hostage" es la coproducción americano-alemana con la que Willis pretende recuperar ese toque con la taquilla que tuvo en su momento. De nuevo vuelve a ser un policía; con la de horas que ha pasado interpretando a uno, si algún día se presenta a las oposiciones para entrar al Cuerpo Nacional, yo creo que hasta le convalidan los trienios. No obstante, y a pesar de las ganas que el buen hombre le pone, la verdad es que la película no da para mucho. Es entretenida, eso sí, pero poco más

Willis interpreta, como decíamos, a un policía, ex-negociador en LA, ex-marine y ex-SWAT que, como suele ser frecuente en gente con este tipo de currículos, malvive como agente en un pequeño y tranquilo pueblucho californiano. Su tranquilidad se rompe cuando unos delincuentes juveniles (Ben Foster, Jonathan Tucker y Marshall Allman) secuestran a la familia Smith: el padre Walter (Kevin Pollack), y los hijos Tommy (Jimmy Bennet) y Jennifer (Michelle Horn). Resulta además que Walter Smith mantiene unos truculentos negocios con algún tipo de organización delictiva, por lo que la casa cuenta con las más altas medidas de seguridad imaginables (lo que no impide que tres postadolescentes la asalten a plena luz del día), con lo cual todos se quedan encerrados dentro. Además, como si no fuera la situación suficientemente tensa, la susodicha organización secuestra a la familia de Willis para que éste consiga recuperar cierta información que hay en casa de los Smith. Pero es que además el pasado de negociador de Willis terminó cuando un chaval al que intentaba salvar murió en sus manos, por lo que ahora él ve como la situación se puede repetir. No se asusten, parece que les he destripado la película, pero todo esto pasa en los primeros veinte minutos, y luego comienzan los innumerables giros argumentales.

Sin duda este barroquismo en el guión demuestra una cierta carencia de arte a la hora de enfrentarse a la historia, porque para hacer una película a partir de cualquiera de las situaciones presentada, manteniendo la tensión en todo momento, tampoco hace falta ser Hitchcock. Así que al juntarlas todas lo que pasa es que de tanta tensión va y se rompe. La película tiene que avanzar a un paso demasiado rápido, y todo termina en un final absolutamente increíble y fantasioso, con asaltos, soldados, tiroteos, coches, helicópteros, elefantes y trapecistas que no concuerda para nada con el tono del resto de la película, nacida con afán de ser una especie de thriller de acción.

Como siempre, Willis demuestra el dominio del género que se le supone, y se sobra tanto en las escenas más dramáticas (pues la película no se ahorra el mostrarnos la torturada alma del pobre hombre, que en cuanto se da la vuelta secuestran a alguien) como en las más movidas. Junto con Pollack son lo mejor de la película. Los tres delincuentes no dan la talla, supongo que en parte por culpa de lo absolutamente mal dibujados que están sus personajes, que hace que nunca resulten creíbles. Y los dos retoños se limitan a cumplir con su escaso papel.

La dirección se muestra notablemente correcta, aunque como parece ya convención del género, no pierde oportunidad de sacar del armario la cámara lenta y enseñarnos todo tipo de heridas, tiroteos o llamas con todo lujo de detalles. También se le puede acusar de manejar el tiempo con manos tramposas, haciendo que ciertos personajes evolucionen, reaccionen o hagan todo tipo de labores en intervalos tremendamente grandes o pequeños, según convenga, para dar tiempo a que otras líneas argumentales evolucionen hacia la gran verbena final.

En fin, una película que no pasa de entretenida. Recomendada para los aficionados al dos por uno. Puntuacion