Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

The woodsman

Duración

87min

Dirección

Nicole Kassell

Guión

Nicole Kassell, Steven Fechter

Reparto

Kevin Bacon, David Alan Grier, Eve, Kyram Sedgwyck, Benjamin Bratt

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El leñador
Autor: malabesta
Fecha: 01/11/2005.
Póster El leñador

El leñador

Digerido por malabesta

Tras el título "El leñador" se esconde el denso drama, carente en absoluto de camisas de franela, gorros de lana y hachas, dirigido y guionizado por Nicole Kasell. Es su primer largo, y la apuesta no está exenta de riesgo, pues retrata la vida de un pedófilo recién reinsertado en la sociedad; por supuesto cuando se escoge a un personaje como este de protagonista, es absolutamente inevitable cierta visión muy amable de la conducta del mismo, aunque en este caso hay que reconocer que la visión de Nicole es lo bastante realista como para nunca olvidar qué tipo de crímenes ha cometido su personaje.

Éste es Walter (Kevin Bacon), en libertad condicional tras doce años de cárcel, y que intenta retomar su vida. Consigue un trabajo y una casa que, curiosamente, está enfrente de un colegio. Aunque no es excesivamente extrovertido, termina conociendo a Vicki (Kyra Sedgwick), compañera de trabajo con algún que otro también y con la que, evidentemente, termina acostándose. Pocos son los personajes con cierto peso en la película, y junto a la pareja de protagonistas están Carlos (Benjamin Bratt), cuñado de Walter y el sargento Lucas (Mos Def), policía un tanto puñetero que se dedica a vigilarlo. El papel de todos ellos es bastante limitado, y en general no afectan demasiado a la evolución de Walter, salvo quizá para hacer avanzar la historia, bien sea descubriéndonos información sobre él o bien aportando novedades a la historia, como el policía o su cuñado, o bien apareciendo como excusa para que Walter saque a relucir su pasado y se embarque en innumerables monólogos interiores, como por ejemplo el personaje de Vivki o el de su terapeuta, del que apenas vemos la cara. Es evidente que el protagonista indiscutible es Bacon, y el guión tampoco se molesta en ocultarlo.

Como decíamos, una película que retrata la vida de un pedófilo siempre es peligrosa, aunque en este caso estemos ante uno cuyo principal objetivo es salir de su filia y recuperar la normalidad, proceso al que parece que el mundo se opone, bien sea a través de sus compañeros, que adoptan la típica actitud inquisitorial que a nadie sorprende, o bien a través de circunstancias menos tangibles como la recurrencia de colocar a preadolescentes con faldas cortas allí donde Bacon pone la vista. En todo caso, estas ansias de redención hacen que la identificación con el personaje sea posible, cosa bastante compleja de conseguir. Aún así, tampoco nunca llega a caer en el “yo soy rebelde porque el mundo me hizo así”, y en ningún momento oculta al espectador que Walter tiene pecados por los que pagar.

A pesar del peso que tiene el personaje en la película, Kevin Bacon resuelve de una manera sobresaliente su papel. Probablemente sea su mejor actuación hasta la fecha, y en estos tiempos de histrionismo o “naturalidad” en los que nos ha tocado vivir, se agradece la tremenda contención, con la que Bacon se enfrenta al complicado personaje, pero sin perder ni un ápice de vida o expresividad. Walter es un hombre de complicados conflictos internos, y en todo momento la actuación transmite perfectamente, aunque es bien cierto que tarda bastante en arrancar, probablemente debido a que el guión se desarrolla en un crescendo emocional hacia una catarsis final más o menos esperable. Sorprendente fue su ausencia de los Oscars del año pasado, probablemente causada por lo escabroso del tema. Su mujer en la vida real, Kyra Sedgwick no deja de ser un personaje bastante funcional, aunque en todo momento responde bien, y el único que le hace un poco de pie a Bacon es, sorprendentemente, Mos Def. El rapero interpreta notablemente al policía un tanto abusivo, aunque su físico no le ayuda demasiado.

En fin, una película escabrosa y densa, pero que se deja ver. Recomendada para todos aquellos que aún recuerdan al Duque de Feria. Puntuacion