Ficha

País

USA

Año

2001

Título original

Harry Potter and the Sorcerer's Stone

Duración

152min

Dirección

Chris Columbus

Guión

J. K. Rowling, Steven Kloves

Reparto

Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson,Maggie Smith, Robbie Coltrane

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Harry Potter y la piedra filosofal
Autor: sensillo
Fecha: 15/11/2005.
Póster Harry Potter y la piedra filosofal

Harry Potter y la piedra filosofal

Digerido por sensillo

Ahora que está en boca de todo el mundo lo crecidos que están los protagonistas de la saga Harry Potter, me toca a mí comentar qué pequeñitos estaban en la primera entrega.

Se habían creado grandes expectativas alrededor de la adaptación cinematográfica del best seller y, tras barajar nombres como Terry Gillian, la decisión de poner a Chris Columbus en la dirección parece bastante cauta. Hay momentos en los que no parece conveniente dejar una impronta demasiado personal y ésta era una de esas ocasiones. No quiero ni pensar qué hubiera pasado si esas legiones de niños que arrasaban librerías se sintieran ultrajados por una versión que adulterase el espíritu de las novelas.

“Harry Potter y la Piedra Filosofal” es –dicen- una fidelísima adaptación del libro. Lo cual, por cierto, es la impresión que puede corroborar cualquier profano que se acerque a la película. El filme renuncia desde el principio a una personalidad propia a favor de una narración de segunda mano. El bueno de Columbus se dedica a contar el cuento con pulcritud, pero con guantes de látex, sin poner nada de su parte. Lo cual no quiere decir que la película carezca de emoción, pero ésta es casi toda importada, la trae de fuera el espectador bajo el brazo, junto a las palomitas.

Harry Potter es un desdichado huerfanito que malvive bajo la tutela de una vulgar y mezquina familia adoptiva que lo desprecia. Su vida cambia cuando recibe la visita de un gigante que le revela que desciende de un noble linaje de hechiceros, y se lo lleva interno a un especial colegio que vive ajeno a las polémicas reformas educativas. Allí pronto hace amigos y se abre para él un mundo nuevo y sorprendente para él en el que es el protagonista. Vamos, que cualquier niño del mundo cambiaría su lugar por el del joven mago, lo cual sin duda es la principal explicación al fenómeno Potter.

La película pasa de puntillas por las páginas del libro, del que vemos básicamente las formas y los colorines. Muchos ávidos lectores llenarán sin darse cuenta los huecos que hay entre los livianos fotogramas. El público mas pequeño, a quien va dirigida, seguramente se deje deslumbrar por el entorno de fantasía y disfruten como enanos de la película. Sin embargo, muchos echaremos en falta que, sobre todo dentro de los personajes protagonistas, falta algo. El acercamiento al personaje principal es difícil. Una vez que ingresa en el colegio de magos, la fama, fortuna y gloria le caen del cielo. Eso, no nos engañemos, no es una situación muy dramática. Por lo visto en los libros el lector es más cómplice de la angustia del niño ante la posibilidad de ser expulsado y volver a su vulgar vida mundana. En la película las prioridades no están nada equilibradas. En una escena Harry corre por su vida, y en la siguiente lo que está en juego es el resultado de un partido. Y todo ello encadenado de una manera un tanto abrupta algunas veces.

Totalmente dietética, no resultará pesada ni se atragantará. Pero tampoco se le puede sacar mucha chicha. Quizás para hacer un caldo.

Recomendada para los que padecen de alergia frente a la palabra escrita. Puntuacion