Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Harry Potter and the Goblet of Fire

Duración

157min

Dirección

Mike Newell

Guión

J. K. Rowling, Steven Kloves

Reparto

Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson,Stanislav Ianevski, Eric Sykes

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Harry Potter y el cáliz de fuego
Autor: bronte
Fecha: 2005-11-27.
Póster Harry Potter y el cáliz de fuego

Harry Potter y el cáliz de fuego

Digerido por bronte

La cuarta entrega de Harry Potter es como mínimo larguísima. Aunque se valoró la posibilidad de dividir el larguísimo cuarto tomo en dos películas, finalmente se optó por recortar historias a fin de que cupiera todo en una. Craso error. Mucho más había que haber cortado, pues 157 minutos de Quidditch resultarían interminables incluso para Matusalén. Y no sólo eso. Este "Harry Potter", al igual que todos los demás, adolece del mismo fallo que ya hemos visto repetido en cada entrega. Y ello es la falta de objetivo en la trama. Es imposible saber cuál es la meta a la que se dirige el argumento. Las narraciones fílmicas de "Harry Potter" consisten en una yuxtaposición de momentos supuestamente mágicos, misteriosos o divertidos, que se encaminan hacia nadie sabe dónde.

Supongo que este problema parte de una absoluta falta de cortesía con el espectador que no ha pasado el trabajo de leerse el libro previamente. En "Harry Potter y el cáliz de fuego", estamos en lo de siempre. La información se va facilitando con la suficiente tacañería como para por un lado no entender nada de lo que pasa, y por el otro, perder rápidamente el interés en lo que pueda pasar o no. En esta película, nos presentan a infinitos personajes que pueden estar o no relacionados con el climax, que pueden ser buenos o no, o que simplemente pasaban por allí o no. No hay un objetivo claro para el que haya que superar dificultades, sino que después de incluir todo tipo de peripecias, el guión nos lleva a una última dificultad (que por otro lado siempre es la misma) y que se solventa en los últimos 15 minutos, echando mano de tres o cuatro pistas que se han sembrado a lo largo del metraje previo.
En general, se puede decir claramente que esta saga está reservada a los que de antemano han pasado por caja haciendo el desembolso del libro, porque con tanto nombre estrambótico y tantas tramas y subtramas, y tramas arco, y entramados varios, es bastante difícil para el espectador adulto no fácilmente impresionable por el efecterío especial, sentir un mínimo de empatía hacia lo que pasa en la pantalla. Porque esa es otra; si la franquicia en general oculta cierta bisoñez en los diálogos, en "Harry Potter y el cáliz de fuego" han echado el resto. Es tal el abigarramiento formal del filme que pareciera que las imágenes se fueran a desbordar de la pantalla por no caber todas ellas al mismo tiempo. Hay efectos especiales por doquier, y do quiera que se mire, un efecto especial aparecerá. Esto sería perdonable si la historia humana fuera interesante. Pero el tema del acné se soluciona en un pispas con un si "me has invitado tú al baile-no me has invitado tú al baile". Estos personajes no son adolescentes, sino que en alguna ocasión pronuncian alguna frase típica de adolescentes.

En cuanto a la historia de intriga, no me repetiré diciendo que es confusa, excesiva, y por lo tanto incapaz de atrapar la atención de los no fanáticos. Pero sí que diré que en esta ocasión, el guión tiene una intención más clara de abordar el humor verbal, cosa que hace con cinco o seis frases que son un "chiste" en sí mismas. La gran novedad de todo el tinglado es Ralph Fiennes sin nariz, en una interpretación bastante convencional, y Brendan Gleeson, que como nuevo profesor del mágico internado, cumple a la perfección su cometido. La historia tiene ciertos tintes ñoños, presentando a la candidata a Maga del Año, como la débil entre todos sus compañeros varones, con abandonamiento de su pequeña hermana incluido, que hay que tener redaños, y la mejor sigue siendo Hermione, que se come sin problema a Ron, que se come sin problema a Harry, que con todo ha mejorado muchísimo. Muy, pero que muy lejos queda esta versión de Newell de la de Alfonso Cuarón, sin lugar a dudas la mejor hasta el momento, justamente por la gran importancia que se le dio a los conflictos de los personajes por encima de toda la parafernalia de las escobas voladoras. Y desde luego también muy lejos de méritos suyos propios como "Cuatro bodas y un funeral" o "Una insólita aventura".

Recomendada para gatos, a los que les encanta ver cosas moviéndose frenéticamente en la pantalla. Puntuacion