Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Kiss kiss bang bang

Duración

103min

Dirección

Shane Black

Guión

Shane Black, Brett Hallyday

Reparto

Robert Downey Jr, Val Kilmer, Michelle Monaghan, Corbin Bernsen, Dash Mihok, Larry Miller

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Kiss kiss bang bang
Autor: malabesta
Fecha: 06/12/2005.
Póster Kiss kiss bang bang

Kiss kiss bang bang

Digerido por malabesta

Shane Black, guionista y director de la película es conocido sobre todo por el guión de “Arma letal”, película de acción con la que relanzó las “buddy movies” a la palestra cinematográfica, género al que (con variaciones) se ha mantenido fiel. Suyas son también “El último boy scout”, “Memoria letal” y casi “El último gran héroe”, cuyo guión reescribió. Tras un largo parón de diez años. Shane vuelve a la carga con “Kiss kiss bang bang”, apelativo bajo el que se encuadran las películas de acción hechas en serie en Hollywood (y que aquí bien podría pasar por “tiros y tetas”), que no deja de ser su enésima “buddy”.

Sus guiones son ciertamente reconocibles; a mayores de ser material de blockbuster, Shane probablemente es uno de los dialoguistas más dotados de Hollywood, y así ya no se puede comprender el oficio de duro sin esos “one liners” de los que Black es maestro. Así que en esta película, sin duda lo mejor es el diálogo. La historia se centra sobre Harry Lockhart (Robert Downey Jr.), un ladrón de poca monta neoyorquino que huyendo de la policía termina en un casting, en el que triunfa. Es algo así como un actor español; no por que sea un delincuente, sino porque lo suyo es la naturalidad. Dicha prueba lo lanza al estrellato y a Los Ángeles. Allí su agente lo empareja con Gay Perry (Val Kilmer), un detective privado que hace honor a su nombre, para darle solidez a su futuro papel como investigador. También se encuentra en LA a un antiguo amor, Harmony Faith Lane (Michelle Monaghan), que ahora es aspirante a actriz. Los tres terminarán envueltos en una misteriosa trama repleta de asesinatos, padres misteriosos y clubs de striptease.

A través de Harry Lockhart, un hombre que es llevado desde la costa Este a Hollywood (al igual que el propio Shane Black), se analiza tanto el mundo real del cine como las películas en sí, de una manera harto irónica. Parece que Black es el enésimo cineasta que tiene una relación de amor/odio con Los Ángeles, y así lo demuestra en su película: los mismos que en cuanto el protagonista enciende un cigarro todo el mundo huye espantado, no dudan en sacar una pistola a la mínima de cambio. El mismo ojo irónico se lo aplica a los clichés y convenciones del cine de acción, y de nuevo enfrenta la realidad con la ficción como ya hiciera en “El último gran héroe”, aunque ahora más parece un ensayo que una película, rozando a veces el hartazgo cuando el enésimo chiste metacinematográfico aparece en pantalla.

Como director, Shane tiene menos mañas que como guionista, y aunque la película en ningún momento resulta estridente, si que es ligeramente excesiva en lo visual. Se agradece que las escenas de acción vuelvan al modelo clásico en el que, a pesar de que no son tan realistas ni crudas, uno al menos puede enterarse de lo que pasa gracias al uso del trípode. Shane Black prefiere que destaquen por lo que pasa en ellas a que lo hagan por cómo están rodadas.

Otra de las bazas de la película es su reparto, especialmente la pareja protagonista. Robert Downey Jr. Y Val Kilmer resurgen de sus cenizas (o de su celda, en el caso de Downey) por enésima vez. Los dos están más que bien, tremendamente expresivos pero sin caer en el histrión, y sabiendo aprovechar todas las posibilidades cómicas y dramáticas de los personajes, en especial Robert, que en la escena del casting que abre la película da toda una lección de actuación. Eso sí, parece que los efectos de las drogas, el alcohol, la cárcel y los numerosos tiroteos van haciendo un poco de mella en su físico, aunque por lo visto Robert se está rehabilitando. De nuevo.

En fin, una muy entretenida película de acción que gustará a público y crítica por igual. Mientras que a estos últimos les harán los ojos chirivitas con tanta referencialidad y tanto cine dentro del cine, a los demás la película le tirará más que dos carretas. Y también hay tiros. Recomendada para rehabilitados en general. Puntuacion