Ficha

País

USA

Año

2003

Título original

Citizen Verdict

Duración

97min

Dirección

Phillipe Martinez

Guión

Tony Clarcke, Kristina Hamilton

Reparto

Armand Assante, Jerry Springer, Roy Scheider, Rafaello Degrutolla, Gideon Emery

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Citizen Verdict
Autor: malabesta
Fecha: 28/12/2005.
Póster Citizen Verdict

Citizen Verdict

Digerido por malabesta

Bajo la interesante premisa de un reality show en el que se juzga a un reo condenado a muerte, y en el que los televidentes hacen de jurado, se esconde la nadería que es "Citizen verdict", película que será justamente olvidada. Probablemente las aventuras que haya sufrido esta cinta para no ser estrenada directamente en vídeo sean mucho más interesantes que el producto final en sí.

La historia arranca cuando el gobernador de Florida, Bull Tyler (Roy Scheider), y el magnate televisivo Marty Rockman (Jerry Springer) dan el pistoletazo de salida a Citizen verdict (veredicto ciudadano en castellano), programa en el que tras un juicio televisado de tres horas, el público ha de decidir si el acusado es culpable, y por lo tanto condenado a muerte, o no. A pesar de que sólo con este planteamiento se pueden llenar una y más películas, los realizadores pronto se cansaron y ceden todo el protagonismo al abogado defensor (Armand Assante) y a su lucha por la vida del acusado (Raffaello Degruttola) y contra el programa; por un lado supone una pérdida de la originalidad del película hacia el más televisivo de los dramas judiciales, pero por otra es tal la torpeza con la que se describen las relaciones entre personajes, los personajes mismos y su evolución a lo largo de la trama que en lo que se convierte es en un auténtico desastre, con la consistencia interna y la constancia de la carrera de una gallina sin cabeza.

La dirección adolece de esta falta de objetivo. La película seria que se plantea al principio, se centra al rededor de la estructura de un documental, casi sin escenas dramáticas, pero rápidamente claudica, y a medida que las entrevisas a viandantes y a famosos y ficticios juristas escasean más y más, nace la trama de telefilme, con sus líos amorosos, traiociones y desnudos innecesarios. Todo acumulándose hasta llegar a un final tremendamente predecible y artificial en el que además se pretende moralizar al espectador, que como con tragarse el despropósito que es la película en sí no tenía bastante, aún encima tiene que aguantar que le coloquen las orejas de burro.

Los actores, muy curtidos ellos, cumplen sin tacha, a excepción de Jerry Springer. Para los que no lo conozcan, Springer es el creador, director y presentador de un talk show que en USA es conocido por los niveles de bajeza moral que en el se llegan a alcanzar, con los invitados peleando, insultándose y posteriormente desnudándose para deleite del espectador. Por lo tanto su elección como magnate de la tele parece intachable, a excepción de que su interpretación es bastante increíble, y como resulta que sobre el recae gran parte de la acción dramática, la película se resiente.

En fin, un telefilm de los malos, sólo recomendado a los que necesiten una excusa para quemar el cine. Puntuacion