Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Two for the money

Duración

122min

Dirección

D.J. Caruso

Guión

Dan Gilroy

Reparto

Al Pacino Matthew McConaughey, Rene Russo, Armand Assante, Jeremy Piven

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Apostando al lÝmite
Autor: bronte
Fecha: 29/12/2005.
Póster Apostando al lÝmite

Apostando al lÝmite

Digerido por bronte

Que yo opino que Al Pacino es uno de los mejores actores que nos podemos echar a la cara es un hecho. Que pese a ello, reconozca que el buen hombre también tiene su registro "coge el dinero y corre", una verdad como un templo. Pacino pasa el trabajo de interpretar de vez en cuando, y en otras ocasiones se limita a repetir el mismo papel, a la manera en que Anthony Hopkins y Robert DeNiro hacen siempre. En el caso de este pequeño actor, el rol consiste en el de instructor paternal con cierto punto de desequilibrio mental que pone a los pequeños saltamontes en difíciles circunstancias en cuanto se despistan. Son tantas las ocasiones en que Pacino ha ejercido de mentor que me niego a enumerarlas. Pero puedo decir que en "La prueba" hacía el mismo papel que en esta película (por muy divertido que a mí me parezca el citado filme), y que en "Pactar con el diablo" era también el mismo personaje en el fondo, pero con la salvedad de que era una buena película, y la cosa tenía su encanto y complicación. Lamentablemente "Two for the money" no es una buena cinta. Más bien es muy mala.

Horas después de haberle echado el ojo, aún me sigo preguntando de qué iba esta película. Si no fuera porque los guiones no están escritos en materiales líquidos o gaseosos, diríase que aquí se ha hecho un burdo trabajo de amalgama al azar. Por un lado es la historia del auge y caída de un paletorro, y perdónenme la confianza. Por otro lado es el retrato del duro mundo de los negocios al estilo americano, y por otro lado, que esto es muy poliédrico, es la historia de un ambiente de semi-hampa. Pero todo muy mal conjugado y sin mucho sentido. Brandon Lang, Matthew McConaughey, es una antigua pseudo-estrella del fútbol americano, que tras una lesión recala en una línea caliente de consejos para apuestas. Allí es reclutado por Walter Abrams, Al Pacino, que dirige un supernegocio de consejos para apuestas en Nueva York. A partir de aquí, pretty woman en Rodeo Drive. El estrellita se corta las greñas y se pone en plan "Wall Street". Y a todo esto, Al Pacino montando follones tipo "me da un ataque al corazón pero te lo has creído" para adiestrar a su pupilo en el duro negocio de los consejos por teléfono.

Se supone que esas escenas totalmente faltas de coherencia sirven para que Pacino muestre a la galería lo buen actor que es. Bueno, a mí me parecieron terribles porque no les encontraba el sentido por ninguna parte. Es bastante desagradable encontrarse en una película personajes que hacen cosas rarísimas porque sí, sin ninguna motivación ulterior, y únicamente porque el filme es tan malo, que o alguien monta allí el pitote o los espectadores queman la sala. En definitiva, y sin desvelar mucho, sólo diré que la película acaba cargada de moralina hasta las cejas. Pero sería bastante injusto acabar esta reseña sin citar el trabajo de Rene Russo, a la sazón productora de esta maravilla, y cuyo papel es uno de los más incomprensibles, a nivel de función global, que esta linda cabecita ha contemplado en mucho tiempo. Otro de estos papeles para que el actor/la actriz pueda chulearse de lo bien que se le dan los momentos dramáticos, pero sin que nadie sepa muy bien a qué viene mientras mira hacia atrás a ver si es que es una cámara oculta.

El director es D.J. Caruso, responsable a su vez de "Vidas ajenas" y de poco más reseñable, calificativo en el que parece que va a quedar su carrera de no dar un timonazo violento. Su trabajo consiste en pulverizar testosterona por todo el plato, hacer de vez en cuando montajes video-cliperos y enseñar la tableta abdominal de McConaughey cada vez que el petate tiende al sopor. Todo ello para intentar torpemente aliviar un guión terrible, obra de Dan Gilroy, recuerden bien estos nombres, abajo firmante de "maravillas" como "Misión explosiva" y "Freejack: sin identidad". Un escritor del que bien se puede decir que oye campanas y no sabe dónde. El va recolectando cositas tipo hormiguita, y luego las apelotona estilo escarabajo pelotero.

Son sin lugar a dudas estos rollos los que promueven el antiamericanismo en el mundo. Recomendada únicamente a los que se pirran por las portadas de "Men's health". Puntuacion