Ficha

País

Tailandia

Año

2005

Título original

Tom Yum Goong

Duración

102min

Dirección

Prachya Pinkaew

Guión

Kongdej Jaturanrasamee

Reparto

Tony Jaa, Petchtai Wongkamlao, Xing Ying, Johnny Nguyen, Nathan Jones

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Thai Dragon
Autor: malabesta
Fecha: 02/01/2006.
Póster Thai Dragon

Thai Dragon

Digerido por malabesta

Segunda película de Tony Jaa en tocar occidente, más o menos siguiendo la estela de "Ong Bak" en cuanto a lo simple de la historia y los personajes pero que supone un notable avance en cuanto a técnica cinematográfica. De la inocente película de acción serie B tan propia de los ochenta que era "Ong Bak", "Tom yum goong" es una película de acción mucho más pretenciosa, con unos medios mucho mayores y con un tono mucho más oscuro que afea un poco el resultado, rasgo muy típico de las producciones de los noventa. Y a Prachya Pinkaew sólo le ha llevado dos años, esta evolución.

La historia es muy simple; Kahm (Tony Jaa), un pastor de elefantes ve como unos delincuentes roban sus paquidermos y hieren a su tío. Sigue la trama de maleantes hasta que llega a Sidney, ciudad en la que Johnny (Johnny Nguyen) y Madam Rose (Xing Jing) manejan la mafia responsable de tal robo. Por supuesto Kham se lía a mamporros con todo aquel que se cruza en su camino hasta encontrar a su rebaño. De fondo la eterna demostración de que la vida en la naturaleza es mucho mejor, comparada a la decadencia de la urbe y la civilización, aunque la película le da un sesgo (al igual que "Ong Bak") que hace que esta lectura sea intercambiable con la que sigue las líneas de qué buenos que somos los tailandeses y que degenerados el resto de orientales/occidentales. Y ahí se erige Kahm como héroe nacional, a base de partir crismas usando el método de lucha local y de defender a los elefantes y a la comunidad tailandesa de Sidney, que a juzgar por la película y por la frecuencia con la que se encuentran, debe ascender a unos diez millones de miembros.



Las escenas de acción de "Tom yum goong", que al fin y al cabo son el eje de la película y más o menos el resto de la trama se desarrolla en los huecos que quedan, se vuelven mucho más oscuras; sin perder ni ganar espectacularidad, son ahora mucho más violentas, y el crujir de huesos forma parte de la banda sonora. Eso sí, ya no llaman la atención tanto como en "Ong Bak", supongo que principalmente porque ya no son novedad, pero también porque algo pasa en esta película que la deja muy por debajo de su predecesora. Puede ser cosa del guión, que pretende ser más complicado a base principalmente de multiplicar el número de personajes, de subtramas y de localizaciones, pero que lo único que consigue es que sea imposible de seguir.

Aunque la verdad, mi favorito para llevarse la culpa de todo es el equipo de dirección y montaje. No sólo la película conserva la simplicidad de la anterior, sino que la convierte en una burdeza un poco molesta, de la mano de un montaje totalmente nefasto. Las transiciones entre escena y escena dejan fuera gran parte de la trama, con lo que nos encontramos con que los personajes entran, salen y cambian de continente sin que nos demos mucha cuenta, quedando una película tan dislocada que parece que el montaje lo ha hecho el protagonista aplicando la misma técnica y el mismo cariño que le proporciona a las extremidades de sus rivales.

A nivel actoral, lo mejor es no llamarse a engaños. Tony Jaa no es un gran actor. Para ser sincero, apenas es un actor. Eso sí, nadie clava los codos en la coronilla y da volteretas como él, y al fin y al cabo de eso se trata la película. Así que todos aquellos que le achaquen una mala interpretación será porque se equivocaron de sala. Tal es el potencial físico de este hombre que a pesar de su difícil aspecto y de su más difícil interpretación, mucho se especula con su entrada en Hollywood, que se producirá tarde o temprano, aunque quién sabe si no será pasando por Francia. Por lo pronto, en los mentideros dicen que protagonizará la tercera entrega de la saga de "Drunken master" junto a Jackie Chan, que algo es algo.

En fin, una película que, a pesar del empeño de su protagonista, no pasa de mediocre. Recomendada para tailandeses con morriña. Puntuacion