Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Aeon Flux

Duración

93min

Dirección

Karym Kusama

Guión

Phil Hay, Matt Manfredi

Reparto

Charlize Theron, Marton Csokas, Jonny Lee Miller, Sophie Okonedo, Frances McDormand

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Aeon Flux
Autor: sensillo
Fecha: 03/01/2006.
Póster Aeon Flux

Aeon Flux

Digerido por sensillo

Producción de la MTV que sigue con la política de la cadena de no permitir la presencia de nadie con los calcetines blancos, amén de otras normas heredadas de “La fuga de Logan”. Como no podía ser de otra manera, adopta lo que se suele denominar, normalmente en tono despectivo, estética de videoclip.

Personalmente no tengo prejuicios contra este tipo de estética. A veces parece que se exijan explicaciones a la hora de tomar un referente u otro, y que algunos gocen de mayor pedigrí. El problema surge cuando se constata la evidencia de que detrás de lo visual no hay nada consistente, y en vez de tres minutos se pretenda llenar hora y media con lago más liviano que el cuesco de una hormiga. No obstante la cámara está bastante contenida y se agradece que no hayan intentado hacer un clon de “Matrix”, como ya empieza a ser tristemente habitual.

Basada en una serie animada, la película se encarga de fastidiar durante al menos una hora a todos los profanos. Los personajes y el escenario apenas sí son presentados, y eso produce en el espectador una percepción bastante amorfa, y sobre todo fastidiosa. La trama, al final de la película, converge a una historia mucho más convencional. Y bastante simplona, con lo cual realmente no merecía la pena tanto prolegómeno.

Dentro del ya muy trillado subgénero de la ciencia ficción de las antiutopías, “Aeon Flux” nos transporta a un futuro en el que, tras sufrir una espantosa epidemia, lo que queda de la humanidad vive en una ciudad rodeada de unas murallas que la separan de la salvaje naturaleza. En esa ciudad reina la armonía y el bienestar, si exceptuamos el hecho de que de vez en cuando alguna gente desaparece. Por ello hay una misteriosa organización secreta que se opone al gobierno y que envía a Charlize Theron en ajustado cuero a cometer actos de sabotaje y asesinato.

Mientras la protagonista se dedica a despachar guardias de seguridad a centenares, seguramente padres de familia muchos de ellos, asistimos a un espectáculo de volteretas y gadgets más o menos imaginativos. Y vemos a Charlize Theron en un traje muy ceñido. Lamento tener que reiterar la idea, pero es que no hay mucho más. Va y viene por los pasillos de un centro militar de alta seguridad pero no se sabe muy bien a donde se dirigen sus pies, y en general todo va pasando sin demasiada necesidad ni causalidad, como en un videojuego. El aspecto sintético que reina en toda la película, tanto en su aspecto visual como en lo inerte de sus personajes, dificulta mucho meterse dentro de ella y que resulte mínimamente emocionante.

Muchos verán con agrado el protagonismo de un personaje femenino fuerte en este filme de acción, en el que las mujeres no se ven relegadas al rol de damisela en apuros. Que sirva de consuelo, aunque a estas alturas ya muchos otros han abierto el camino, y el detalle dista mucho de ser original.

Azuza la tecnofobia, en esta ocasión arremetiendo contra los peligros de la clonación, de una manera bastante simplona. Desaprovecha muchas posibilidades en el planteamiento de la historia y queda, en fin, como una sucesión de escenas de acción con desigual fortuna en la que no merece la pena buscar nada más.

Recomendada para quienes creen que la fotografía les robará el alma. Puntuacion