Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Jarhead

Duración

123min

Dirección

Sam Mendes

Guión

William Broyles Jr, Anthony Swofford

Reparto

Jake Gyllenhaal, Peter Sarsgaard, Jamie Foxx, Scott MacDonald

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Jarhead
Autor: sensillo
Fecha: 06/01/2006.
Póster Jarhead

Jarhead

Digerido por sensillo

Vuelve a las pantallas Sam Mendes, contando las batallitas de la mili del autor de un best seller, veterano de aquella guerra del Golfo de 1990. Comienza siendo una copia de “La chaqueta metálica” de Kubrik, pero pronto se desvía buscando su propio camino, y se pierde sin remisión.

“Jarhead” es un retrato de la vida de un soldado en activo, construido a partir de sucesos anecdóticos, en lugar de hacerlo a través de una historia. Por eso su textura final es tan poco sólida, y el relato se deja escurrir muy lentamente entre los ojos del espectador. Asistimos de nuevo al milagro del cine de la transformación de minutos en horas, de manera que no les quepa duda que esta película les gustará a muchos.

No me corresponde a mí juzgar si esta recreación de la vida castrense es o no fiel a la realidad. Lo que puedo afirmar sin miedo a equivocarme es que es muy aburrida para el público plenamente inserto en el mundo civil, salvo quizás para aquellos que sirven a la Guardia Civil, claro. En antiguos veteranos, sin embargo, parece que ha causado opiniones divididas, y los hay a quienes les ha encantado y quienes han pensado que es un escupitajo al honor de los cuerpos de élite.

Hay dos cosas que uno no debería buscar en esta película si no quiere sentirse estafado. “Jarhead” no es un “Hazañas bélicas” ni tampoco un panfleto pro o antimilitarista. En realidad, es más bien poca cosa, y pese al entusiasmo que pueda levantar ahora, será olvidada incluso antes que “Black Hawk Derribado”, que al menos tiene una cinematografía más espectacular. Que no es que “Jarhead” tenga una mala fotografía, sino que toda su buena factura está al servicio de un producto amorfo.

La guerra es el telón de fondo en el que los protagonistas se aburren mientras ven a los aviones pasar. Las consecuencias de la guerra, así como cualquier posible reflexión sobre ella, quedan soslayadas, y el foco de atención se fija en unos soldados que se ven obligados a pasar los lunes al sol.

Todos los actores tienen que interpretar exactamente el mismo rol de almacén de testosterona. Pero seguro que todos los galones los recibe Jamie Foxx por su interpretación del sargento de hierro, que para eso está de moda. Yo por mi parte resaltaré el hecho de que tanto Jake Gyllenhaal como Peter Sarsgaard tienen apellidos muy raros, y mi aportación será más original aunque sea lo que la mayoría estamos pensando.

Tiene, en fin, todos los defectos de las películas construidas a partir de retazos, e incluso alguna que otra de sus virtudes.

Recomendada para los nostálgicos de la mili. Puntuacion