Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

The Family Stone

Duración

103min

Dirección

Thomas Bezucha

Guión

Thomas Bezucha

Reparto

Claire Danes, Sarah Jessica Parker, Dermot Mulroney, Diane Keaton, Rachel McAdams

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La joya de la familia
Autor: bronte
Fecha: 07/01/2006.
Póster La joya de la familia

La joya de la familia

Digerido por bronte

Esta película adolece del mismo problema del que adolecen todas estas cintas que pretenden reflejar el conflicto "como un garbanzo en un pajar". Tenemos dos partes enfrentadas: por un lado, la familia Stone, por la otra, la prometida del primogénito Stone, Sarah Jessica Parker. Se trata de que parezcan como el agua y el aceite, el día y la noche, el chorizo y el pato a la orange. Ah, pero cuán difícil es esto de conseguir sin forzar los personajes hasta límites inauditos, y no sólo eso, sino que además sin que el director muy arteramente pretenda hacernos creer lo contrario de lo que estamos viendo con nuestros propios ojos.

En este caso, se supone que la familia Stone es encantadora. A mí me parecieron unos groseros de primer premio. Por otro lado, también se supone que la prometida es una estirada insoportable. Pues miren por dónde, a mí me pareció el único personaje con un poco de saber estar y educación que había en todo aquel berenjenal. En definitiva, puede que yo no hubiera ni cruzado el umbral de la puerta si voy a pasar las primeras navidades a casa de mi prometido y me encuentro con un trato tan vejatorio, aunque en el ambiente flotase la idea de que la culpa era mía por no ser tan enrollada. Lo peor de todo, sin lugar a dudas, la cena en la que se habla del tema de la homosexualidad, y en la que el personaje de Sarah Jessica Parker es duramente castigado por abandonar durante tres minutos el discurso políticamente correcto, y hablar razonadamente, se esté de acuerdo o no con su postura. Lo cierto es que hoy en día una sana y respetuosa formalidad en los primeros momentos (que tantos malentendidos ahorra) es duramente castigada por una sociedad que literalmente va enseñando los calzoncillos por la calle. Es lo que hay.

Detrás de todo esto, una comedia costumbrista, con algunos momentos divertidos y otros emotivos (éstos, los menos, casi inexistentes, con el asco que enseguida se les coge a todos), y Diane Keaton en el papel de mater familias odiosa, que cuesta creer que haya aceptado este personaje, con lo divina que suele ser ella. Básicamente interpreta el mismo papel de siempre, pero insoportable. Como bien he dicho antes, Meredith Morton, va a pasar sus primeras fiestas navideñas en casa de los Stone, familia compuesta por una madre, ya también dicho antes, bastante maleducada, un padre que bueno, tiene un pase, un hijo homosexual con pareja interracial, un hijo aficionado al consumo de estupefacientes, una hija embarazadísima, una hija universitaria, que me van a perdonar, pero que hace echar de menos los castigos físicos en el colegio, cuando aún se está a tiempo, y una nieta sin ningún reparo en destrozar la maleta de la invitada, mientras todos le ríen las gracias. Encantador.

La película se desarrolla básicamente en torno a todos los feos, desaires, humillaciones, descortesías, desprecios, desdenes, groserías y menosprecios que la pobre Sarah Jessica tiene que aguantar, mientras la simpática familia se felicita escudándose en lo estirada que es la mujer simplemente porque se peina antes de salir de su cuarto por la mañana. Pero les aviso, no es esto lo que el director les quiere hacer creer. Cuenten con que él estará durante todo el metraje del lado de la familia Monster. Cómo la cosa del costumbrismo ya no da más de sí, luego eso se convierte en el baile del pañuelo, forzando aún más si cabe a los personajes y haciéndoles adoptar conductas o bien quinceañeras o bien psicóticas, para que al final cada oveja se quede con su pareja, y todos contentos y aquí paz y después gloria.

El papel de Luke Wilson, el hippie, es el menos repelente, y el único que parece tener corazón en todo el metraje (a excepción de la pobre Sarah), y hay que reconocer que el director-guionista, le ha dejado algunas frases "bonitas" y el par de risas de la película. Dermot Mulroney, un actor que a mí me agrada, pero que no acaba de consolidar su status de gran estrella, interpreta al que podríamos llamar "el hombre con el caracter más voluble del universo". Sarah Jessica Parker es una mujer que no teme ni al más puñetero de los directores de fotografía y se maneja dignamente en este subproducto. Claire Danes se reserva otro de esos papeles sin ningún tipo de coherencia, y que están ahí únicamente para que el plano final quede apañado. Rachel McAdams, lejos de su creación en "Mean Girls" hace lo que puede para que se le vea bien la dentadura, y Craig T. Nelson, después de abandonar los poltergeist, deja claro que es muy buen actor. Porque si la película se sustenta en algo, es primordialmente en el trabajo de sus actores. Y paren de contar.

El guión es errático, lo mismo que la dirección, y eso hace que nunca se sepa muy bien qué es lo que quiso decir el máximo responsable de la cinta, si es que quiso decir algo, aparte de ser el hombre más políticamente correcto del mundo. La criatura responde al nombre de Thomas Bezucha, procedente él del mundo de la moda, como lo oyen, y que hace discurrir los destinos de sus personajes con el mismo paso caballar propio de las pasarelas. A parte de que hay problemas de cinematografía obvios, que me han llamado, por lo inusuales, especialmente la atención. Por no faltar a la costumbre, diré que con todo, se deja ver, pero que nadie espere una gran película. De hecho, de ser posible, yo no la vería. Recomendada para gente a la que utilizar la palabra “retrete” no le parece molón.

Puntuacion