Ficha

País

USA, Alemania

Año

2005

Título original

The jacket

Duración

103min

Dirección

John Maybury

Guión

Tom Bleecker, Marc Rocco

Reparto

Adrien Brody, Keyra Knightley, Kris Kristofferson,Jeniffer Jason Leigh

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de The jacket
Autor: malabesta
Fecha: 08/01/2006.
Póster The jacket

The jacket

Digerido por malabesta

A medio camino entre "Doce monos" y "El efecto mariposa", la película explora de manera un tanto torpona la zona que separa la fantasía de la realidad, los viajes en el tiempo y la relación memoria/identidad. Añada un poco de psicología de baratillo, unos cuantos actores y un manicomio poco acogedor y más o menos se puede hacer una idea de la película, que sobrevive a pesar de los múltiples intentos de casi todo el equipo creativo de
hundirla en el fango.

Adrien Brody interpreta a Jackie, un veterano de la primera guerra del golfo (hay tantos últimamente) que tras sufrir una herida en la cabeza termina licenciándose con honores y trastornos psicológicos, incluidas pérdidas periódicas de memoria. Unido al hecho de que se ve envuelto en un crimen del que, por supuesto, no recuerda nada, lo llevan a un psiquiátrico en el que el Dr. Becker (Kris Kistofferson) administra un extraño tratamiento a sus pacientes, entre los que se encuentra Rudy (Daniel Craig), que se centra en encerrarlos en una cámara de un depósito de cadáveres. Poco sospecha él que el efecto secundario de dicho tratamiento es la habilidad de viajar adelante y atrás en el tiempo, hecho que Jack usa en su provecho, conociendo a Jackie (Keira Knightley) y ayudando a la doctora Lorenson (Jennifer Jason Leigh).

La cosa parece (y es) bastante embarullada, y ni siquiera el mismo director(John Maybury, luminaria de la vanguardia artística inglesa pero cuyo fama viene de haber dirigido a Sinnead O'Connor en su vídeo de "Nothing compares 2 U"), logra desembarullarla. Así la película va saltando de rama en rama como un mono sin cabeza, sin terminar ninguna de las múltiples líneas argumentales que inicia; que sí el crimen no resuelto, que si la memoria de Jack, que si los abusos del doctor, que si te quito el caramelo que si te lo doy… para al final terminar decantándose por una historia de amor un tanto artificial que no deja de ser una manera de esconder el polvo debajo de la alfombra, vistas las numerosas posibilidades que una historia como esta podría llegar a dar en manos más hábiles.

La dirección de Maybury es la típica de un artista tan polifacético como es él: bastante mala. Excesivamente recargada en lo visual, abusa sin freno de la paciencia del espectador ante el enésimo cambio de tonalidad de la fotografía, el flash de luz número quinientos acompañado de pelotazo musical o el decimonoveno truco digital para representar las alucinaciones de Brody. No obstante, el director de fotografía (Peter Deming) lo ha sido también de Lynch (en "Carretera perdida" y "Mulholland drive") por lo que transmite ese aire demasiado trastornado a la película.

Los actores, junto a la historia (un thriller entretenido, por mucho que sus autores intenten hacer arte y ensaño con ella), levantan el nivel final de la producción. Adrien Brody y Daniel Craig son dos valores al alza en Hollywood, así que intentan venderse lo mejor que pueden en sus películas. Brody también ha pasado por el gimnasio y luce abdominales siempre que puede, aunque compensa demostrando que su nivel actoral está muy por encima de la media, especialmente a la hora de afrontar personajes confusos y frágiles como éste, en los que su cara le ayuda mucho. Por otro lado, Craig intenta demostrar que además de ser la cara del momento es un buen actor, por lo que compone un papel tremendamente sobreactuado y forzado, muy parecido a la actuación de Brad Pitt en "Doce monos". Kris Kristofferson repite una vez más su papel de siempre, cojera y adición a los tranquilizantes incluida y Keira Knightley demuestra que es una actriz de postal: luce muy bien en el póster pero en cuanto se mueve aquello no hay por dónde cogerlo. A ver si con el tiempo y los cuadernillos Rubio mejora un poco.

En fin, una película entretenidilla que podría haber sido más de no ser por su equipo creativo. Recomendada para fans de las manchas de tinta. Puntuacion