Ficha

País

USA, Alemania

Año

2004

Título original

Crash

Duración

122min

Dirección

Paul Haggis

Guión

Paul Haggis

Reparto

Don Cheadle, Matt Dillon, Jeniffer Esposito, Thandie Newton, Sandra Bullock, Brendan Fraser

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Crash
Autor: bronte
Fecha: 2006-01-12.
Póster Crash

Crash

Digerido por bronte

A MÍ LAS PELÍCULAS "CORALES" no me suelen gustar. No porque tenga nada en contra del género, sino porque por sus características inherentes suelen ser productos de inexistente coherencia y en general de nada hábil desarrollo. El no poder situar los clímax y anticlímax con el paso seguro que ofrece una sola trama, suele obligar a guionistas y directores a incluir escenas falsamente impactantes, en el sentido de que quizás coincidan con los tempos emocionales del espectador, pero en absoluto corresponden a un impecable desarrollo dramático. Cuando una historia está desarrollada en cuatro secuencias, hay que ser muy bueno, pero que muy bueno, para que en la cuarta uno se pueda permitir el lujo de colocar un clímax. En mi sincera opinión, pocos han sido los que salido airosos del reto que supone una película de este tipo.

Pero, y aquí está la buena noticia, Paul Haggis supera la prueba no sólo con excelente nota, sino que aparte del absoluto dominio que ha demostrado sobre el género, ha sabido construir una gran película. "Crash", colisión es español, es una cinta de tal calidad emocional, capaz de mostrar a las personas en tantas situaciones, y todas ellas tan auténticas, que inmediatamente empatiza con la humanidad del espectador que puede llegar a entender a todos esos personajes, algunos de ellos tan contrapuestos, y al mismo tiempo, reconocerlos en su propia vida. Aún diré más: es tal la naturalidad y suavidad con las que el director deja que su historia transcurra, que pese a tratar un tema tan supuestamente "lejano" como es la sociedad americana, cualquier espectador de cualquier parte del mundo podrá identificarse a la perfección con todo lo expuesto en la cinta.

En las facultades de periodismo, lo primero que se enseña es que la noticia no es que un perro haya mordido a un niño. La noticia es que un niño haya mordido a un perro. Este aforismo quizás pueda ayudar a entender a algún sector de la audiencia, que sí que es cierto, en América hay violencia, hay racismo, y hay muchísimas cosas malas. Y que si nosotros tenemos esa percepción de ese país, es justamente porque ellos mismos se cansan de hacer películas sobre todo lo nefasto de su sociedad. Pero es que el arte dramático consiste en reflejar el conflicto. No tendría ningún interés que los cineastas americanos hiciesen filmes sobre todo lo bueno de su país, donde no hay roce, ni problema. En "Crash", Paul Haggis nos muestra varias historias alrededor de un único tema: el choque, la colisión contínua que provoca el hecho de tanta gente diferente unida bajo una única bandera. Pero con todo, les puedo asegurar que la película es un gran canto a América.

Un gran canto, porque, pese a ser de tantas razas, etnias, religiones diferentes, pese a tener una historia tan corta, son capaces de, mal que bien, convivir, y son capaces de unirse todos bajo el concepto que significa el nombre de su nación. Por eso, en las dos últimas secuencias, se repite la palabra América: "Esto es América". Tanto para lo bueno, como para lo malo. Y lo mejor de todo, es que los personajes de esta película corresponden a muchos grupos raciales diferentes, y durante toda el metraje se ponen en cuestión los estereotipos que sobre esos grupos se han construido. Y al mismo tiempo, con gran ironía, se desmontan y se vuelven a montar, y al final, la idea primordial que subyace es que, más allá de la sociedad, todos somos responsables individualmente de lo que hacemos con nuestra propia vida.

No hay en esta película personajes buenos ni malos. Ni ganadores ni perdedores. El guionista y director pasa el trabajo de que absolutamente todos muestren lo peor y lo mejor que tienen. Y al mismo tiempo, reflexiona sobre los propios resortes de su sociedad, y hablando del avance de la discriminación positiva, deja claro cómo eso arruinó la vida de mucha gente ajena a los conflictos racistas. Y deja que sus personajes de color reflexionen hasta qué punto no contribuyen ellos mismos a perpetuar la imagen de delicuentes raperos, y al mismo tiempo, muestra como en muchas ocasiones no se les permite salir de ahí. Y enseña cómo los musulmanes son atacados en la sociedad americana desde el 11S, pero evita la tentación de presentarlos como hermanitas de la caridad, colocándoles en la situación más dramática de toda la película. Y los chicanos, y los chinos... Todos ellos están representados, a la larga, como seres humanos con la grandeza y miseria que ello conlleva, independientemente de su raza.

Como guionista, poco queda que decir de Paul Haggis, más que sus diálogos son como aquello de guante de seda, puño de hierro. Transcurren con la mayor suavidad, una puede imaginar a su vecino diciendo esas mismas frases, pero al mismo tiempo están llenas de densidad, compasión, inteligencia y emoción. Sus historias no son sólo intensamente creíbles, es que además están llenas de poesía, de literatura, sin que en ningún momento eso llegue a estorbar el auténtico propósito de la película. Con respecto a la dirección, el recién llegado se descubre como un director magnífico, elegante en el uso de la cámara, pero excepcional en la dirección de actores. Todos los miembros de este reparto están en estado de gracia, y sería injusto destacar a nadie. La película es emocionante de principio a fin, y no será extraño que a los más sensibles se les escape alguna lagrima en silencio. No porque haya ningún momento sensiblero, que no lo hay, sino por la constatación en imágenes de lo duro que es todo esto para todos... Y con todo, merece la pena seguir.

Excelente. Recomendada para gente que huye de los estereotipos. Puntuacion