Ficha

País

España

Año

2005

Título original

Volando voy

Duración

88min

Dirección

Miguel Albadalejo

Guión

Miguel Albadalejo, Juan Carlos Delgado

Reparto

Borja Navas, Fernando Tejero, Mariola Fuentes, Alex Casanovas,

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Volando voy
Autor: sensillo
Fecha: 15/01/2006.
Póster Volando voy

Volando voy

Digerido por sensillo

Volando va y viene esta película de Miguel Albadalejo, aunque no se sepa muy bien a dónde ni por qué. Biopic del delincuente infantil Juan Carlos “El Pera”, autor de muchas tropelías a principios de los 80 y hoy felizmente reinsertado. Y eso que por aquel entonces aún faltaban muchos años para que saliera al mercado aquel primer “Grand Theft Auto”.

No sé qué le habrá parecido al protagonista real de la historia esta adaptación cinematográfica que lo transforma en un niño que recita sus frases. Ya es difícil, por motivos obvios, trabajar con niños pequeños, imagínense si se les dan textos poco creíbles. El cine español, que tanto gusta de retratos naturalistas, posee un talento inaudito para convertir incluso una historia real en algo totalmente inverosímil.

“Volando voy” divaga e intenta tocar varios resortes, desde la comedia al drama, pero si llegar a encontrar armonía. Ni la historia evoluciona ni lo hacen sus personajes, en quienes de todos modos la cámara de Albadalejo no consigue profundizar. De esta manera, el guión se encalla en un par de notas discordantes, y aunque consiga alguna escena bien rodada, como la de la persecución de coches por las callejuelas de Toledo, el conjunto no llega a buen puerto.

La mayor parte de los alivios cómicos utilizan un recurso que hace mucha gracia entre el público, pero que a mí me da mucha grima, que es el de representar el papel de un niño haciendo o diciendo cosas que no son propias de su edad. ¡Qué manía, la de tantos cineastas y realizadores de televisión, de no dejar a sus niños ser niños! Pese a que el protagonista tiene tan sólo 11 años, se las apañan para meter una escena de cama, que parece que de no ponerla lo mismo no les dan subvención.

Fernando Tejero se desenvuelve con soltura lejos de una portería, y parece que se crece alejado de un papel protagonista sin que le obliguen a repetir el registro que le ha llevado a la fama. Y al margen del demasiado obvio y simplón recurso del mensaje del rey, la ambientación de Madrid de ese pasado tan poco lejano está muy bien conseguida. No se echaba en falta más que la mirinda de naranja.

Lamentablemente, después de tirar por la borda las sucesivas oportunidades de reconducir el guión que se iban presentando, el regreso de la oveja descarriada se produce sin ninguna explicación ni desarrollo al final del todo. Justo a tiempo para poder agradecer esa redención al “Tío Alberto” y su “Ciudad de los Muchachos”, a quienes la película está dedicada.

Recomendada para los que consideraron la idea de hacerle un puente al barco de Chanquete. Puntuacion