Ficha

País

Dinamarca, USA

Año

2004

Título original

Return to sender

Duración

103min

Dirección

Bille August

Guión

Neal Purvis, Robert Wade

Reparto

Connie Nielsen, Kelly Preston, Aidan Quinn, Mark Holton, Timothy Daly

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sentencia de muerte
Autor: bronte
Fecha: 16/01/2006.
Póster Sentencia de muerte

Sentencia de muerte

Digerido por bronte

"Sentencia de muerte" es la enésima película sobre la pena de muerte en USA. ¿No resulta el tema ya un poco repetitivo? Sobre todo cuando hay tantos países que tan alegremente utilizan la pena de muerte a diario, ansiosos de ser descubiertos por el filón cinematográfico. Sin embargo, USA sigue en el ojo del huracán. Afortunadamente, en esta ocasión, no nos encontramos con la típica película que destila poesía y filosofía, sino que, modestamente, el director ha preferido hacer un thriller. Un thriller modesto, sí, pero thriller al fin y al cabo. Trata de una mujer condenada a muerte por un crimen que puede que sí, puede que no, haya cometido.

De no ser por el ritmo lentorro tan propio de su autor,y porque casi no hay bofetadas, la película casi podía pasar por una de Seagal, con incoherencias de guión incluidas. Relatárselas aquí, sería tanto como destriparles la película, y no seré yo quien les quite ese placer, pero quédense con la idea de que esa cárcel es como la posada del peine, que ahí entra quien quiere cuando le da la gana, y quédense también con que todos los componentes del sistema judicial americano deben de tener problemas de visión y no ven tres en un burro, y acuérdense asimismo de que al parecer en Estados Unidos no hace falta justificar de donde salen las personas. Mañana ustedes se llevan a un hombre a su casa, dicen que es su hermano, y aquí no ha pasado nada.

También es muy bonito el apunte constante de ver a las masas americanas enfurecidas a la puerta de la cárcel donde "reside" la rea condenada a muerte, clamando por sangre y venganza. Muy bonito, y muy bien compensado en la película, para que realmente no dé la impresión de que todos los americanos son unos salvajes con calaveras colgando del collar. E indescriptible ese policía-escritor detallando en sus párrafos una vez más el amor del americano medio por la sangre. La película está trufada de detalles que dejen entrever a las claras lo que Bille August, el director, y responsable a la sazón de "Pelle, el conquistador" y "Las mejores intenciones", piensa del país norteamericano. De apoyar la base de su thriller en los usos de lo que sería propio de un país bananero hasta dar esa imagen de pueblo encantado con la casquería. Esto último queda bien patente cuando el público asistente a una ejecución exclama un triste "¡oh!" cuando se les anuncia que ésta se ha cancelado.

Por no variar, el discurso anti-pena de muerte, se basa en eso tan casuístico de "¿y si es inocente?", lo cual no deja de ser algo simploide y un poco de barraca de feria, pues se me ocurren muchas otras maneras, y más profundas de presentar un alegato contra la pena capital. Pero no se equivoquen, puede que esta película esté muy en contra de la muerte institucionalizada, pero no duda en condenar a los malos con muertes terribles bien por casualidad bien inducidas por la culpa. Aquí el criminal muere, pero no por decisión de la comunidad, sino porque a alguien se le escapa una bala, que no se qué es peor. En todo caso, uno se pueda dar cuenta enseguida de lo que va a pasar, visto lo predecible de la historia.

El trío protagonista está formado por Kelly Preston, que cumple medianamente, Aidan Quinn, que ya se ve para lo que ha quedado, el pobre, y Connie Nielsen, que Dios la tenga en su gloria (cuando llegue su momento). Que hay que ver qué poco pega en este papel, y qué malamente lo interpreta la buena mujer, poniendo morritos aquí y acullá. Tan sólo el dinero americano libra a esta película de ser un ladrillazo, ya que se ve por ahí la mano de la "industria" y eso hace que se siga con un mínimo de atención. Ni fu, ni fa, aunque el trasfondo sea lo de siempre.

Recomendada a gente que hasta en la cárcel necesita a su maquillador. Puntuacion