Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Brokeback Mountain

Duración

124min

Dirección

Ang Lee

Guión

E. Annie Proulx, Larry McMurtry

Reparto

Heath Ledger, Jake Gyllenhaal, Randy Quaid, Anne Hathaway, Michelle Williams

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Brokeback Mountain
Autor: bronte
Fecha: 2006-01-21.
Póster Brokeback Mountain

Brokeback Mountain

Digerido por bronte

Lo que es tener una buena idea. Hay muchos "westerns" en la historia del cine donde se deja entrever cierta homosexualidad o donde se apunta la homosexualidad latente de los protagonistas y aquí nunca ha pasado nada. Ahora a alguien se le ocurre mostrar explícitamente una historia de amor homosexual entre vaqueros y se arma la revolución. Se le reconoce el mérito de ser el primer filme que muestra a dos vaqueros abiertamente "homos" ocupados en sus menesteres. Pero, ¿eso hace de "Brokeback mountain" una buena película? Definitivamente, no. Y es que las cosas son como son: de alguien capaz de rodar algo tan malísimo como "La masa" no se puede esperar cosa buena.

"Brokeback mountain" no es para nada lo que ustedes se esperan. No invierte el género del western porque ninguna de sus reglas aparecen en este filme ni siquiera para ser pisoteadas. Su única relación con este tipo de cine es que efectivamente los dos protagonistas van vestidos de vaqueros y cuidan ovejas en las hermosas montañas de Wyoming. Pero no es un "antiwestern". Tampoco es una "Love Story", porque el minutaje dedicado a regodearse en el amor romántico de los dos mozos es mínimo. Tampoco es una película que busque el escándalo de sus imágenes "procaces". El director lo arregla todo con dos besitos y medio abrazo. Y, muy lamentablemente, tampoco es una película sobre la presión social a la que se venían enfrentando, y aún se enfrentan, los homosexuales en determinados estamentos. Aunque todo esté apuntado, no se profundiza en nada, ni se dice nada realmente interesante en ninguno de los aspectos citados. Los auténticos protagonistas de esta cinta, no nos engañemos, son los bonitos paisajes que se han elegido para esta ocasión.

Teniendo en mente la estupenda "Maurice", y con toda la información promocional previa, se podía esperar una película realmente romántica. Ya James Ivory había demostrado en aquella ocasión que se pueden alcanzar altas cotas de pasión y ternura en el celuloide independientemente del sexo de los "contendientes". Ang Lee ha preferido detenerse (en exceso) en el retrato psicológico de ambos protagonistas dejando de lado el desarrollo de su relación. El desarrollo en detalles, entiéndanme. Ya en la primera secuencia queda claro que el uno es sensible y dicharachero, y el otro taciturno y reservado. Machaconamente esta información se repite hasta la saciedad durante toda la película. Más tarde, la cámara seguirá a los dos vaqueros en sus respectivas vidas, y de vez en cuando se nos mostrará el momento en que hacen las maletas para volverse a ver. Pero atención, el momento en el que hacen las maletas, no el momento en el que se vuelven a ver. De esa manera, se consigue de forma certera que su historia de amor quede totalmente minimizada en el contexto general del filme. Es por ello que sólo familiares próximos de Ang Lee podrán decir que han empatizado con esta "love story", porque la historia de amor no existe. Los personajes dicen que existe, pero nadie ha pasado el trabajo de mostrárnosla.

Es ésta una película basada más en los silencios que en los diálogos. Y sinceramente, estos silencios son de esos que no dicen nada, pero de verdad. El ritmo pausado del filme se va aguantando mal que bien, pero honestamente, los últimos veinte minutos se hacen insoportables, llegado el momento en que el espectador se da cuenta de que definitivamente no va a sacar nada de todo esto. Añádanle a esa zozobra el hecho de la terrible caracterización como cuarentones de Jake Gyllenhaal y Heath Ledger, y comprobarán que ha llegado el momento de salirse totalmente de la película si es que alguna vez han estado dentro. No es que ninguno de los dos actores tengan un auténtico "peso específico" en la pantalla. Pero cuando intentan pasar por hombres veinte años mayores de lo que ellos son, eso ya es algo próximo a lo que podríamos considerar "el rosario de la aurora cinematográfico". Sobre todo Jake Gyllenhaal, que con ese bigote ofrece un espectáculo dantesco. Aunque quizás se pueda decir que esta sea su mejor interpretación con diferencia, eclipsando sin dificultad a un Heath Ledger que casi no se mueve en su intento de recreación de un auténtico "redneck".

Esta película es la prueba patente de lo joven que es hoy en día el público de cine, el poco bagaje cinematográfico que posee y por lo tanto, lo fácilmente impresionable que resulta. Por ello insisto, que si se quieren disfrutar paisajes de verdad, se revise por ejemplo "La balada de Jeremías Johnson"; si se quiere contemplar una relación homosexual masculina intensa, se opte por "Maurice"; si se quiere ver una subversión del western, tenemos el ejemplo cercano de "Sin perdón"; y si se quiere presenciar la presión social sobre la homosexualidad, se revisite la estupenda "La calumnia". "Brokeback mountain" no llega a la maestría de estas películas en ninguno de sus aspectos, y será otra de esas cintas indispensables de las que mañana nadie se acuerda. Tirón de orejas añadido para Gustavo Santaolalla , que ha compuesto una banda sonora que más que música es melopea repetitiva.

Recomendada para gente con imaginación a la hora de traducir "Brokeback" en el contexto de esta película Puntuacion