Ficha

País

USA, Canadá, Alemania

Año

2005

Título original

Alone in the Dark

Duración

96min

Dirección

Uwe Boll

Guión

Elan Mastai, Michael Roesch

Reparto

Christian Slater, Stephen Dorff, Tara Reid, Frank C. Turner, Matthew Walker

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Alone in the Dark
Autor: sensillo
Fecha: 21/01/2006.
Póster Alone in the Dark

Alone in the Dark

Digerido por sensillo

"Alone in the Dark" llegaba precedida del abucheo general del público, la crítica e incluso las moscas. Con esos antecedentes, reconozco que en el fondo tenía ganas de contradecir a tanta gente y sostener con insolencia que el último trabajo de Uwe Boll tenía su gracia. Desgraciadamente, no me voy a poder dar ese capricho, no quedándome más remedio que anunciar que “Alone in the Dark” es tan mala como les han contado y casi tanto como se puedan imaginar.

La película empieza con la lectura de un texto introductorio tan extenso que poco le faltó para haber necesitado un índice. Este comienzo ya nos puede ir haciendo una idea de la pericia en la narrativa que nos vamos a encontrar.

Basada en la saga de videojuegos homónima. Por lo menos, en eso se basaron para ponerle el título. El videojuego era un rompecabezas en el que el jugador se enfrentaba con un horror más antiguo que el hombre para poder escapar de la típica mansión encantada. Está claro que el mal, cuando se manifiesta de forma sobrenatural, nunca lo hace en barrios chabolistas, eligiendo siempre instalarse en sitios de más solera. La película, por su parte, prescinde de toda la ambientación gótica y se limita a hacer aparecer bichos babosos, zombies, tiros y poco más.

Desestimadas las pretensiones de asustar al espectador más que con sobresaltos sonoros, “Alone in the Dark” se abandona a una estrepitosa anarquía en la que la acción se tambalea sin rumbo fijo, y donde sus planos personajes no tienen más horizonte que el empeño de su protagonista en mover su chaqueta de forma molona.

Tanto los diálogos como las situaciones ponen todo de su parte para alejar cualquier resquicio de verosimilitud. Es imposible sumergirse en el mundo de “Alone in the dark” porque todos sus elementos suenan, huelen y saben a plástico. Lo mejor que se puede decir de todo ello es que parece un sentido homenaje al mal cine.

Christian Slater y Stephen Dorff mantienen en la película una inexplicada rivalidad que a nadie interesa, y que podría venir de ser uno del Barça y el otro del Madrid. Más tarde se reconcilian y a nadie le sigue sin interesar. Tara Reid es una arqueóloga de la que no se entiende muy bien su obstinación por meterse en medio del bicherío, y sobre todo por qué nadie le dice que se vaya a su casa. Matthew Walker es el malo, y lo más que entendemos es que pretende emular a Christopher Lee. Le añadimos soldados armados hasta los dientes y bichos asesinos, y ya no queda más que ofrecer. Eso es lo que hay.

Quienes se queden con ganas de más, tendrán que esperar por “BloodRayne” y “Postal”. Está claro que Uwe Boll ha cogido afición por las adaptaciones de videojuegos. Lo que es misterioso es que además haya gente que se haya aficionado a sus películas, y pueda seguir firmando proyectos.

Recomendada para jugadores con muy poca iniciativa. Puntuacion