Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

The fog

Duración

103min

Dirección

Rupert Wainwright

Guión

Cooper Layne, John Carpenter

Reparto

Tom Welling, Maggie Grace, Selma Blair, DeRay Davis

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Terror en la niebla
Autor: sensillo
Fecha: 29/01/2006.
Póster Terror en la niebla

Terror en la niebla

Digerido por sensillo

Supongamos, a ojo, que nueve de cada diez películas que se estrenan en nuestras pantallas no compensan la selva que se deforesta para hacer esas entradas. Tenga en cuenta el lector que en mi estimación no he computado las filmaciones de producción autóctona, por aquello de no juntar churras con merinas. Pues bien, atendiendo a estas premisas, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que “Terror en la niebla” es una de esas películas que hacen grande el cine. Tragándose ésta, y otras ocho más del mismo jaez, la buena que les corresponde deja aún mejor sabor.

“Terror en la niebla” es un remake de aquella película de Carpenter de los 80 titulada aquí más humildemente como “La niebla”. No se dejen engañar por los publicistas que diseñan la traducción del título, añadiéndole en este caso “terror en”. “Terror en la niebla” no causa terror ni espanto. Está encuadrada en este extraño subgénero del terror que hace ya mucho tiempo se desprendió de cualquier intención de asustar. Antaño este cine perdía parte de su público infantil porque las madres se las prohibían a sus hijos, ante el temor de que éstos no pudieran luego conciliar el sueño. Algunos productores de cine parecen dispuestos ahora a reembolsar todo aquel sueño perdido.

No me gustaría extenderme en lo mala y aburrida que resulta la película, que ha hecho correr ríos de tinta arrastrando airadas críticas. Tampoco es el asunto, desde luego, como para enfadarse, que ya son ganas las de muchos, de hacerse las vírgenes ofendidas. ¡Que es un remake de Carpenter! Y no es que Carpenter me despierte antipatía, ni mucho menos. Tiene películas con el suficiente encanto, a su manera, como para que le perdonen cosas como “Fantasmas de Marte”. Pero un refrito...es que la idea no podía acabar bien.

El argumento de la historia gira alrededor de unos fantasmas vengativos, que vuelven de las profundidades del mar, precedidos de una sobrenatural niebla, para resolver un agravio histórico con una mala leche que no la gasta ni Carod-Rovira. La puesta al día, a mayores de volver a cobrar por la entrada, consiste en darle un formato televisivo y aprovechar los efectos especiales que no quisieron para los “Piratas del Caribe”.

Huelga decir que la película funciona tanto mejor cuanto menos se espere de ella. De manera que lo mejor es evitar verla con ojos de mitómano del autor de “La noche de Halloween”, o sin tener un plan de huida por si las cosas se ponen feas.

Recomendada para quienes miran las isobaras con ojos de espanto. Puntuacion