Ficha

País

España

Año

2004

Título original

Escarnio

Duración

25min

Dirección

Raúl Cerezo

Guión

Raúl Cerezo, Ángeles g. Rivera

Reparto

Ignacio Gijón, Javier Páez, Sara Peña, Belén Ponce de León, Pilar Serrano.

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Escarnio
Autor: bronte
Fecha: 2006-02-07.
Póster Escarnio

Escarnio

Digerido por bronte

Lo más inmediato que se puede decir de Raúl Cerezo es que es muy puntilloso a la hora de ponerse detrás de una cámara. En su segundo corto, "Escarnio", el joven director madrileño nos plantea una adaptación un tanto libre del celebérrimo cuento "La gallina degollada" del autor uruguayo Horacio Quiroga. Y digo un tanto libre, porque mientras que el relato corto de Quiroga, en la buena tradición cuentística, es conciso y escueto en su "mensaje", Cerezo complica la trama, y multiplica su contenido añadiendo no sólo más personajes, sino asimismo códigos visuales y sonoros, no explicitados en el relato, que aumentan la información para contribuir a la forma dramática.

"Escarnio" es la historia de un matrimonio que alumbra unos trillizos que al poco de nacer, debido a una dolencia desconocida, se convierten en unos seres monstruosos, idiotizados. Este desgraciado acontecimiento provoca una tensión inaguantable entre la pareja, que tiempo después, es agraciada con el nacimiento de una niña normal. La llegada de esta nueva integrante de la familia hace que la pareja, especialmente la mujer, reniegue de sus engendros y los deje al cuidado de la hermana de ésta última, casi sorda. En cuanto a su género e intención, los lectores versados en estas cosas no tendrán problema a la hora de deducir el desarrollo de la historia.

Los cambios más claros son aquellos que corresponden a los nuevos personajes. El médico que asiste al nacimiento y atención de los niños, parece simbolizar materialmente el hado, la fatalidad que tan bien reflejada queda en el cuento de Quiroga. Por su parte, la hermana sorda, que ya desde el primer momento en que es presentada sirviendo la leche para los trillizos, queda claro que tiene una conexión más profunda con los niños que su propia madre, encarna sin embargo, la constatación palpable de la "justicia poética". Con estos cambios, Cerezo sabe explicitar unas informaciones que Quiroga deja que permanezcan en el subtexto. En cuanto a fidelidad palpable, la de algunos diálogos que están sacados directamente de la pluma del uruguayo.

Raúl Cerezo combina los dilatados planos con una cámara en constante movimiento que acompaña a los personajes. Procura que sus imágenes tengan siempre el máximo de información, pero no sólo por lo que muestran, sino especialmente por lo que escatiman, aspecto en el que más se ha sudado la camiseta. Para ello, se utilizan recursos como el de la presencia constante del sol (casi otro personaje), que no sólo es utilizado para denotar el paso del tiempo o crear atmósferas más o menos o oníricas, sino que ciega recurrentemente al espectador para que nunca pueda alcanzar a descubrir los factores que este director quiere que permanezcan en el máximo misterio. Llama también la atención el tratamiento del color, que podríamos considerar saturadísimo, y el alma de esteta que Cerezo no consigue ocultar en sus planos más largos. Iluminación y juegos expresionistas con la imagen, son otros de los rasgos más evidentes de "Escarnio".

Quizás el eslabón más débil de toda la obra es el guión, que puede llegar a exigir un esfuerzo activo por parte del espectador para entender realmente qué es lo que está pasando, o mejor aún, cuál es el origen o el motor de lo que está pasando. No obstante, se percibe muy trabajado, con narraciones dentro de la narración, como es el uso del cuento "Ricitos de oro", que no sólo es citado en un ejercicio intertextual, sino también mostrado, además de prolepsis, paralelismos, y demás recursos tradicionales en el arte de contar historias.

Una obra que está dando mucho que hablar y que posiblemente abra a su autor las puertas de proyectos de mayor envergadura. Recomendada para gente aficionada a las cantigas de maldecir. Puntuacion