Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Just friends

Duración

96min

Dirección

Roger Kumble

Guión

Adam Davis

Reparto

Ryan Reynolds, Amy Smart, Anna Faris, Chris Klein, Chris Marquette, Julie Hagerty

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Sólo amigos
Autor: bronte
Fecha: 15/02/2006.
Póster Sólo amigos

Sólo amigos

Digerido por bronte

Reconozco que la última vez que vi a Ryan Reinolds en la gran pantalla ("La morada del terror") fue bastante díficl retirar los ojos de sus sartorios. No sólo porque los tuviera muy bien colocados, sino básicamente, porque el director no se preocupó en exceso de enfocar la cámara hacia otra parte. En "Sólo amigos" descubrimos que el actor canadiense también tiene músculos en la cara. Vamos, algún orbital por ahí, y algún masetero por allá. De hecho, en esta ocasión, no se le ven los sartorios en ningún momento... aunque las mentes más enfermizas podrán adivinarlos...

"Sólo amigos" es otra de esas "rutinarias comedias" románticas, cuya mayor especificidad consiste en que hay muchos momentos de violencia (light, no se asusten). La trama va de chico que quiere conseguir a chica, la cual siempre le ha considerado tan sólo un amigo; probablemente porque en los tiempos de instituto chico pesaba el doble de su peso recomendado. Chico, convertido en Los Ángeles en un supertriufador mujeriego , vuelve a su pueblo natal, donde intentará recuperar a chica y sin enseñarle los sartorios. Para que tenga más complicación la cosa.

La violencia viene propiciada en primer lugar, porque el guionista echó ahí el resto con las situaciones cómicas, y en segundo lugar, porque nuestro protagonista está sometido a una insoportable tensión en un pueblo donde nadie cesa de mentarle lo gordísimo que estaba antes. Que el bueno de Ryan Reinolds se rebele contra ese recordatorio perenne (como si nunca hubiera sido nada más), es entendido en general como una rudeza inexcusable por su parte. En su pueblo no parecen querer aceptar que ya no es el "perdedor" de siempre, en términos de la película. El mejor momento en cuanto a agresividad, aquel en el que el nuevo delgado juega un partido de hockey sobre hielo con los niños de la comunidad. Rodado con relativa gracia, puede que sea el punto álgido de todo el producto.

Para entorpecer el objetivo de nuestro "héroe", ahí está Chris Klein, otro apestado social, que ahora reclama venganza y Anna Faris, ya muy acostumbrada a hacer de estrella neurótica, aunque con vis cómica, no se le puede negar. Con ser una comedia romántica al uso, no puede liberarse de su demoledor mensaje final "¡adelgaza si quieres ser un triunfador!", y bueno... podríamos hacer una digresión aquí sobre la presión social sobre el factor estético, pero lo cierto es que Ryan Reinolds es más agradable de ver con su cuerpo de verdad, que con los seis quilos de latex que le han puesto encima para recrear su etapa "fofa".

La historia romántica no está especialmente bien desarrollada, y una se pregunta qué ve ese hombre en esa chica, y al final el espectador se queda con la idea de que la cosa no pasa de ser una fijación infantil. Pero es que toda la cinta está al servicio del gag y del slapstick, y haber desarrollado un poco más los personajes seguramente la hubiera encarecido en un par de millones de dólares... Se alcanza la risa puede que una o dos veces. No mata, pero tampoco engorda. Lo cual está bien para esta película en concreto.

Recomendada para todos aquellos que crean que valen su peso en oro. Puntuacion