Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Reeker

Duración

90min

Dirección

Dave Payne

Guión

Dave Payne

Reparto

Devon Gummersall, Tina Payne, Derek Richardson, Tina Illman, Scott Whyte

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Reeker
Autor: malabesta
Fecha: 18/02/2006.
Póster Reeker

Reeker

Digerido por malabesta

"Reeker" es una película de terror de esas que dice el ministerio que son la que hunden el cine español. Supongo que obligados a comprarla en el lote de alguna otra producción de más presupuesto (y más méritos, también) y que roban el público a nuestras producciones patrias. Pueden estarse tranquilos los cineastas españoles. En mi proyección de “Reeker” (y digo mía con más intención que nunca), estaba yo. Solo. Y eso sí que da miedo.

Parte la original premisa de la película con un grupo de estudiantes que comparten coche para asistir a una macrofiesta en el desierto. Si viajan juntos un pseudo-traficante (Scott Whyte), uno de esos alumnos de una fraternidad (Derek Richardson), una chica un tanto casquivana (Arielle Kebbel), un chaval ciego (Devon Gummersall) y la responsable y legal conductora (Tina Illman), y se quedan aislados en un motel de carretera misteriosamente desierto salvo por una extraña aparición que comienza a hacer las típicas tropelías del género, que la película sigue al dedillo. Lo más grave no es que los personajes estén tan estereotipados que sea imposible sorprender al espectador con un mínimo de rodaje, sino que la premisa de la película, con su sorprendente giro final, no es más que una copa de producciones como “Dead end”, intentando, eso sí, quitarle seriedad a base de bromear con los tópicos del genero, pero sin demasiada gracia.

Si algo positivo se puede sacar de la película, probablemente sea la impresión de que los efectos especiales y la posibilidad de darle un acabado muy profesional a una película están cada vez más cerca de cualquier cineasta. Gracias a ello y a una elección sabia de escenarios poco exigentes (un motel de carretera apartado y poco más) y una minimización del atrezzo (un par de coches), se consigue que esta película, de un director casi desconocido y con un reparto de muy poco brillo pueda abordar estos temas sobrenaturales sin caer en la estética de la serie Z, con una infografía respetable y una fotografía bastante trabajada. Eso sí, tanto esfuerzo y luego va y la palma. La dirección es increíblemente poco original, y basta ver cómo está colocada la cámara y cuál es la musiquilla para saber qué va a pasar en la escena.

El reparto tiene que afrontar el hecho de que el casting es lamentable, por lo que los personajes son muy poco apropiados para los actores. Casi todos rozan la treintena, por lo que no tiene mucho aire de estudiantes universitarios descerebrados, requerido por la historia. Además está el hecho de que tampoco son muy buenos: Devon Gummersall es uno de los pocos ciegos del celuloide que mira siempre hacia donde tiene que hacerlo; no lleva gafas de sol ni bastón, ni ningún signo que indique su estado salvo la continua repetición de frases estilo “dónde está el ciego”, “claro, como tú eres ciego”, “¿Qué se siente al ser ciego?” o “¿realmente es ciego?” por parte del resto del reparto.

En fin, una pretendida película de terror que sólo consigue despilfarrar un montón de celuloide que bien podría haberse dedicado a la fabricación de tupperwares. Recomendada para gente buscando un lugar solitario. La sala en la que se proyecte lo será. Puntuacion