Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Syriana

Duración

126min

Dirección

Stephen Gaghan

Guión

Robert Baer, Stephen Gaghan

Reparto

Kayvan Novak, George Clooney, Amr Waked, Christopher Plummer

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Syriana
Autor: malabesta
Fecha: 28/02/2006.
Póster Syriana

Syriana

Digerido por malabesta

Reza el cartel de "Syriana" que todo está conectado. Pasados veinte minutos de la nueva película coral de Stephen Gaghan (tras “Traffic” y “El Álamo”, entre otras), y tras haber visto más o menos a unos ochenta personajes y una siete tramas diferentes, lo que uno se pregunta es si lo que estará conectado es el gas de casa o las luces de la entrada.

No voy a decir yo que la historia de la película sea mala, solo diré que está escondida. Escondida detrás de una miríada de personajes y tramas que sólo terminan por converger en los minutos finales, casi con las letras encima y de mala gana. Gaghan parece haber encontrado en las películas corales su medio de expresión, ahora sólo falta que alguien lo entienda. “Syriana” relata la historia de Bob Barnes, (George Clooney), un espía en oriente miedo, de Bryan (Matt Damon) un consultor financiero afincado en Suiza, de Julie (Amanda Peet) su mujer desplazada por su trabajo. De Bennet (Jeffrey Wright), un abogado enfrascado en la investigación de la legalidad de la fusión de dos importantes petroleras, para las que trabajan Jimmy (Chris Cooper). También pasan por allí los hermanos Al-Subaai (Alexander Siddig y Akbar Kurtha), herederos al trono de un país indeterminado del oriente medio. Uno de ellos es reformista, culto, bien vestido y guapo, y pretende vender la explotación a China, mientras que el otro es mucho más feo y está dispuesto a negociar con los americanos, lo que nos vuelve a llevar a la fusión de las empresas petroleras... y antes de que se me olvide, y como estamos en oriente medio, no falta unos cuantos trabajadores de una de las plantas que van a ser vendidas a los chinos, y que como no tienen trabajo se convierten en radicales. Todo ello comprimido en poco más de dos horas. Repasando: política en oriente medio, Beirut, problemas sucesorios, relaciones padre e hijo, compañías de petróleo, la política exterior americana, investigaciones judiciales, espías, terroristas y hasta escenas de tortura. Ni en “Falcon Crest”, que venía a tener como tres millones de capítulos, se tocaban tantos temas. Con todo esto, uno se enfrenta a una película que tiene una presentación de personajes de aproximadamente cuarenta minutos, y que cuando ha pasado por todos los personajes y tramas y vuelve a recuperar la primera línea argumental, uno ya no se acuerda de nada. A excepción, claro, de que usted tenga un máster en política internacional y asuntos geopolíticos del oriente medio, en cuyo caso disfrutará con sus amigos del trust de la proyección.

La dirección, también de Gaghan, se afana en intentar equilibrar las historias, cosa imposible, e intenta adiministrar el ritmo hacía un hipotético clímax final, que cuando llega es un poco decepcionante. Tras dos horas de aguantar el más grande de los aburrimientos y del caos más absoluto, uno se merece un poco más que un poco de humo y dos docenas de happy endings.

Los actores pelean por el espacio en pantalla. El trío protagonista lo componen Matt Damon, George Clooney y Jeffrey Wright. Con tan poco tiempo de pantalla disponible, los personajes están muy poco desarrollados, también a nivel actoral, y todos vienen a hacer lo de siempre. De Clooney se puede decir que engordó unos veinte kilos para su papel (lo cual le produjo de paso una lesión en la espalda), auténtica hazaña absurda, pues para lo que hace bien podría haberse quedado como estaba.

En fin, una aburrida y pretenciosa película que crea toda un entramado sociopolítico y económico, a través de una enormidad de tramas y de personajes a lo largo y ancho del globo para intentar demostrar lo que nuestros artistas locales consiguen con apenas cinco minutos de televisión. Que los americanos son malos. Recomendada para fans del canal Bloomberg y analistas de las cotizaciones del supermercado. Puntuacion