Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

North Country

Duración

126min

Dirección

Niki Caro

Guión

Michael Seitzman, Clara Bingham

Reparto

Charlize Theron, Elle Peterson, Thomas Curtis, Frances MacDormand, Sean Bean

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de En tierra de hombres
Autor: malabesta
Fecha: 04/03/2006.
Póster En tierra de hombres

En tierra de hombres

Digerido por malabesta

“En tierra de hombres" es la película que nomina a Charlize Theron para el Oscar a la mejor actriz principal, por segundo año consecutivo. Y poco más tiene la película, un dramón de telefilme, inspirado en hechos reales y con todos los ingredientes para aparecer en breve en una sobremesa de fin de semana, rodeada de matrimonios rotos por las drogas, mujeres maltratadas y niños secuestrados.

El meollo del truculento guión es la demanda que las trabajadoras de una mina interpusieron contra sus patronos, allá por los ochenta, debido a la conducta discriminatoria de éstos junto con el acoso sexual al que se veían sometidas por el resto de sus compañeros, en lo que se convertiría en la primera demanda conjunta (lo que en inglés se llama “class action”, cuya traducción exacta al castellano judicial desconozco) por acoso sexual, y que terminaría por modificar la legislación (al estar el sistema judicial americano basado en la jurisprudencia) en todo el país. Desde luego el hecho en sí es de potencia, pero el guión de Michael Seitzman le añade violaciones, maltratamiento, madres solteras, enfermedades incurables, conflictos padre/hija o madre/hijo y un sinfín de añadiduras que sin duda buscan tocar la fibra sensible de espectador, cueste lo que cueste, pero que sólo consiguen quitarle fuerza a la historia; uno se pasa la película esperando que aparezca Javier Bardem hablando con forzado acento gallego.

Los que sí aparecen son Charlize como Josey Aimes, una maltratada madre de dos hijos (Ellen Peterson y Thomas Curtis) que abandona a su marido y regresa a su pueblo natal. Para ganarse la vida entra a trabajar en una mina de hierro, animada por su amiga de la infancia Glory (Frances McDormand) y su marido Kyle (Sean Bean). Por supuesto, el hecho de que las mujeres trabajen en la mina no está bien visto, pues en el tradicional pueblo se espera que la única relación que ellas tengan con la extracción del hierro es a través de la plancha de la ropa. Esto lleva a Josey a enfrentarse con sus padres (Richard Jenkins y Sissi Spacek) y posteriormente a las iras del resto de compañeros, que sienten que las mujeres de la plantilla le están robando trabajo a otros hombres. Todo terminará como casi todas estas películas, en un juicio, en el que las mineras son defendidas por Bill White (Woody Harrelson). Como verán, la cantidad de personajes es alta, lo que sumado a la densidad de desgracias por minuto a las que son sometidos deviene en que casi todos están muy mal desarrollados, y las relaciones entre ellos aparecen muy poco trabajadas.

Añadiéndose a la confusión está el hecho de que la película está presentada mezclando tres líneas argumentales en tres tiempos diferentes: el juicio, los problemas en la mina que sufre Josey y la adolescencia de ésta en el pueblo se muestran de manera alterna, según la declaración como testigo de Charlize Theron se va desarrollando, para reunirse luego los tres desarrollos justo a tiempo para el grande, emocionante y previsible final.

Tanto Theron como McDormand han sido nominadas por esta película, que confirma a Charlize como una de las “grandes” actrices, siempre dispuestas a bajar de la 36 y a no ponerse ropa de marca durante un par de meses por exigencias del guión. Su actuación es bastante mejor que la que le consiguiera el Oscar en “Monster”, y en lugar de estar basada en aparecer muy fea y con unos kilos de más, ahora le intenta dar vida al personaje con notable éxito. La secundaria es McDormand, en un papel muy de Oscar, más por lo melodramático del guión que porque sea demasiado exigente. Del lado masculino destaca, como casi siempre, Sean Bean, en el enésimo secundario de su carrera.

En fin, un melodrama tramposo y afectado, que busca la lágrima fácil. Recomendada para sindicalistas Puntuacion