Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Hustle & Flow

Duración

116min

Dirección

Craig Brewer

Guión

Craig Brewer

Reparto

Terrence Howard, Anthony Anderson, Taryn Manning, Taraji P. Henson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hustle & Flow
Autor: bronte
Fecha: 14/03/2006.
Póster Hustle & Flow

Hustle & Flow

Digerido por bronte

Si en alguna ocasión se puede decir al salir del cine que" esto es una cultura totalmente diferente a la nuestra", es justamente en ésta. "Hustle and flow" cuenta la historia de un proxeneta de Memphis que sueña con convertirse en una estrella del rap. Quede claro que la película sigue con tal fidelidad y precisión la vida de estos individuos, que las partes en las que los raperos hablan entre sí son difícilmente entendibles. No por las palabras en sí, si no por el mismo hilo del discurso, probablemente muy lejano Para el espectador medio salvo para Mucho Muchacho.

La película se desarrolla en tres partes claramente diferenciadas, cada una por su lado. En el primer acto nos presentan la vida de esta gente, "white trash", pero en negro. "Hustle and flow" nos deleita con secuencias en las que se ve como el "chulo" prostituye a sus mujeres, strippers en barras, y trapicheo de drogas. Todo ello de manera, sino especialmente realista, sí que lo suficientemente cruda como para que uno sienta una cierta incomodidad en su butaca, al ver la degradación a la que son expuestos los personajes.

A medida que avanza la cinta eso se va conviertiendo en "Ha nacido una estrella". Con ecos de "8 miles" la película se detiene en exceso en el proceso de grabación de una maqueta. Mi inexperiencia en este tipo de lides me impiden juzgar si en un antro cubierto por hueveras se puede lograr tal calidad sonora, pero supongamos que sí. Este es el momento en que Terrence Howard se luce como rapero, y el momento en el que la distribuidora aprovecha para vendernos los dos temas principales de la película, uno de ellos, merecedor del Oscar 2006 a la mejor canción, por cierto, y de título "It's hard out there for a pimp".

En el tercer acto la trama da un giro no esperado y devuelve a los personajes a lo que tópicamente debería ser su destino, aunque el final finalísimo seguramente dejará contento a gran parte de público. Lo cierto es que la película oscila entre la amargura que destilan los personajes y lo encantador de una historia con ecos de Cenicienta. Aunque como obra total no parece que reclame con insistencia la atención del espectador, debido a una temática distante, lo cierto es que pese a todos sus giros, se presenta finalmente como un producto coherente que en ningún momento provoca las ganas de salirse del cine.

Más allá de las bondades de los diálogos, y de lo discutible de la estructura, está el buen hacer del director, Craig Brewer, que consigue darle consistencia y verosimiliud a una trama algo díscola, con un buen planteamiento de las secuencias y del ritmo. Pero sobre todo, su maestría se ve en la dirección de actores, consiguiendo de cada uno de ellos una interpretación más que notable.

Recomendada para raperos de Lavapiés. Puntuacion