Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Final destination 3

Duración

93min

Dirección

James Wong

Guión

Glen Morgan, James Wong

Reparto

Mary Elisabeth Winstead, Ryan Merriman, Kris Lemche, Amanda Crew, Alexz Johnson

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Destino final 3
Autor: sensillo
Fecha: 19/03/2006.
Póster Destino final 3

Destino final 3

Digerido por sensillo

“Destino final” llega ya a su tercera entrega, por el momento. Hollywood sigue explotando la rica veta de adolescentes que encuentran una muerte temprana, que parece no tener fin. Si hubiera que decir algo para distinguir esta franquicia de tantas otras, habría que mencionar precisamente lo que no tiene. En “Destino final” no hay ni bicho ni carismático asesino. Lo que hay es un guión desnudo de elementos accesorios que, con prisa por meterse cuanto antes en faena y pocas ganas de entrar en otros berenjenales.

La película empieza en un parque de atracciones, donde un grupo de estudiantes de instituto, con pinta de haber repetido unas cuantas veces, celebran su próxima graduación. Una de ellas tiene una alucinación premonitoria, o simplemente es que ha visto en el cine alguna de las anteriores entregas. En cualquier caso, gracias a ella algunos de sus amigos no suben en una montaña rusa que sufrirá un aparatoso accidente de fatales consecuencias. Como por lo tanto la muerte se queda con un palmo de narices, se cobrará su deuda llevándose a los supervivientes uno a uno, de la manera más absurda y sangrienta posible.

Después de la espectacular, pero muy confusa escena de la montaña rusa, el interés de la película descansa en la expectación ante el cómo se producirá la siguiente muerte de la serie. Los personajes gustan de pasear mientras tanto entre objetos punzantes y afilados, instalaciones eléctricas defectuosas y contratos laborales en la construcción en España. En algún momento se activa una cadena de inverosímiles casualidades, a modo de fichas de dominó, que desemboca en que alguno de los desdichados protagonistas se transforma en plastilina.

Para que los personajes no sean simplemente objetos pasivos del macabro juego, dos de ellos entienden la lógica macabra que subyace tras la serie de muertes e intentan infructuosamente romper la maldición. Se enteran, no se lo pierdan, consultando en internet. Cada día que pasa el Google es más sabio y los guionistas más perezosos. En cualquier caso, palabrita de niño Jesús de que no se enteraron a través de esta página.

Las interpretaciones no van a arrasar en la próxima entrega de los Oscar, lo cual no quiere decir nada bueno ni malo de los actores. Simplemente no eran necesarias. Podrían haber puesto a trabajar en su lugar a los tramoyistas o incluso a Chuck Norris, que resolverían al nivel de las exigencias. Apenas unos pocos tímidos intentos de generar alguna situación mínimamente dramática, pero sin mucha convicción. Al fin y al cabo, los personajes están ahí todos para sufrir una muerte atroz antes de que nadie se pueda encariñar con ellos.

“Destino final 3” incide más que las anteriores partes en la exhibición de casquería, de manera que está contraindicada para los estómagos más sensibles. Claro que si este fuera el caso, dudo mucho que se dejara caer por la sala, salvo por coacciones o engaños. Y hablando de engaños, esto será lo último que se puede encontrar en la película, cuya extrema simplicidad impide que nadie se pueda creer que es lo que no es.

Recomendada para los que se saltan las colas. Puntuacion