Ficha

País

USA

Año

1990

Título original

Total Recall

Duración

113min

Dirección

Paul Verhoeven

Guión

Phillip K. Dick, Ronald Shusett

Reparto

Arnold Schwarzennegger, Rachel Ticotin, Sharon Stone, Ronny Cox, Michael Ironside

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Desafío total
Autor: sensillo
Fecha: 23/03/2006.
Póster Desafío total

Desafío total

Digerido por sensillo

Para mucha gente Phillip K. Dick es el escritor de la novela que sirvió de soporte para “Blade Runner”. Y dada la relativamente escasa afición a la literatura de ciencia ficción en España, durante mucho tiempo fue así. El autor de “El hombre en el castillo” siempre fue muy reacio a ceder los derechos de sus obras a los productores de cine, y sólo accedió a ello al verse en apuros económicos. Sus herederos, no eran tan melindrosos en estos asuntos, y es por ello que ha raíz de su muerte han sido adaptadas varias de sus novelas y relatos cortos.

Es posible que haya en “Desafío Total” mucho más Phillip K. Dick que en “Blade Runner”, estando en la primera de manera mucho más presentes y explícitos los temas recurrentes de K. Dick: confusión entre un mundo real y uno ficticio, identidades puestas en entredicho y mucha, mucha paranoia. “Blade Runner” apuntaba maneras de cine negro, era rica en simbolismo visual y discurría bajo lentas composiciones de Vangelis. Así, hasta el más tonto se podía dar cuenta de que trataba profundos temas. En “Desafío Total”, todos esos recursos tan obvios y evidentes son sustituidos por Schwarzennegger pegando tiros y descoyuntando enemigos con sus manos desnudas. Estaba claro que las dos películas no estaban llamadas a tener el mismo reconocimiento de la crítica.

Quiero aclarar, en cualquier caso, que “Blade Runner” me parece una excelente película, que nadie se lleve a engaño.

Schwarzennegger interpreta en esta película a un anodino obrero que, a pesar de acostarse con Sharon Stone, sufre recurrentes pesadillas en las que muere en Marte. Es por ello, y también para experimentar emociones fuertes (a pesar, repetimos, de estar acostándose con Sharon Stone), que acude a una empresa que se dedica a implantar recuerdos falsos a sus clientes, tan vívidos como si fueran reales. A partir de ese punto las cosas se tuercen, la frontera entre realidad y ficción se difumina y el Gobernator termina encabezando una revuelta en Marte para derrocar a un tirano que cobra un canon por respirar. O no.

Hay en la película dos detalles que muchos años después veríamos repetidos con una no demasiado sorprendente similitud en “Matrix”. Los hermanos Wachowsky han demostrado ser unos virtuosos del collage, lo cual cuando es hecho con gracia no esta exento de cierto mérito. Uno de estos detalles, bastante banal, es el dispositivo de seguimiento implantado en el protagonista. El otro detalle, de gran importancia en ambas historias, es el tema de las píldoras del conocimiento. Al igual que en la bíblica historia del manzano maldito, el protagonista tiene que elegir entre la cómoda ignorancia o asumir la realidad, plantarle cara, y que se pongan las cosas bravas.

Aunque, en honor a la verdad, a quienes se les pone la vida dura de verdad en “Desafío total” es a los villanos de la película. Por centenares van cayendo, sin que a ninguno de ellos le dieran la oportunidad de elegir la pastilla analgésica. “Desafío total” es sobre todo una película de acción, entretenimiento y palomitas que corre con un ritmo endiablado sin dar respiro ni al espectador ni a los figurantes. De lo contrario no habría sido “total” y se habría quedado solo en “desafío”.

Por aquellos tiempos, era habitual que los productores fanfarronearan delante del público del tamaño de sus billeteras, y se había desatado una carrera por rodar la película más cara de la historia del cine. “Desafío total” es un caso curioso en el que, si bien se llega a percibir el dinero desembolsado en unos efectos especiales ganadores de un Oscar, todo está impregnado con un aroma de serie B barata de los años 50 que, por otra parte, es otro de sus atractivos.

Recomendada para los que si no la ven, revientan. Puntuacion