Ficha

País

Japón

Año

1998

Título original

Jin-Rô

Duración

102min

Dirección

Hiroyuki Okiura

Guión

Mamoru Oshii

Reparto

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Jin Roh
Autor: malabesta
Fecha: 03/04/2006.
Póster Jin Roh

Jin Roh

Digerido por malabesta

Aunque es bien cierto que "Jin Roh" es una película de animación japonesa, no es de las que provocan ataques de epilepsia a los niños debido a la sobresaturación de luces y colores, o de las que provocan ataques de epilepsia a los padres al comprobar a qué festival de peleas, puñetazos y mutilaciones ha estado expuesto su hijo mientras él se tomaba un vermouth. Por ello mismo, no ha tenido demasiada publicidad ni presencia en los medios, más allá de los más especializados.

No obstante, la película, creada por Hiroyuki Okiura y Mamoru Oshii, dúo que está detrás también (de diferentes maneras) de otros grandes mitos del género como las dos partes de "Ghost in the shell" o "Patlabor", llegó a ser propuesta al primer Oscar a la mejor película de animación de 2001, pero debido a que ya había sido estrenada en vídeo no llego a ser candidata. A la vista de las candidatas de aquel año, todas salidas de un ordenador ("Monsters Inc.", "Jimmy Neutrón" y "Shrek"), y para todos los públicos, poco habría tenido que hacer una película de animación tradicional y marcadamente adulta como ésta; parece que los miembros de la Academia siguen pensando que la animación ha de ser para niños.

"Jin Roh" se desarrolla en un pasado alternativo para Japón, en el que debido al crecimiento económico desenfrenado se generan grandes tensiones sociales, que terminan con la aparición numerosos grupos terroristas, que terminan por converger a uno llamado "Secto". El gobierno, maniatado por una constitución que impide el uso del ejército, decide echar mano de una corporación privada para poner orden en las calles, constituyendo las brigadas Kerberos, fuertemente militarizadas y dedicadas a eliminar terroristas sin muchos miramientos allá donde aparezcan. Fuse es uno de estos paramilitares, que en una operación se encuentra con una "caperucita roja", una niña de las que los terroristas se sirven para transportar armas y explosivos. Él es incapaz de matarla, y ella detona la carga que llevaba encima. Tras ser degradado por no haber disparado, Fuse es apartado del servicio y conoce a Handa, la hermana de la terrorista muerta, con la que comenzará a relacionarse de una manera un tanto enfermiza, preso por los remordimientos.

El guión da muchas vueltas y revirivueltas, a veces con la impresión de no tener un objetivo claro. Juega continuamente con la imaginería del cuento de "Caperucita roja" así como con la relación de los dos protagonistas, pero a la vez va desarrollando de fondo una trama de intriga que termina por ser la que domina la película en el último tercio, dejando al espectador un poco descolocado, en parte gracias también a que la historia está desarrollada de manera un poco irregular: la presentación de los personajes es un poco larga, el desarrollo eterno y uno no se entera de todo casi hasta los últimos diez minutos, en los que la película ha de rematar todas las historias, con un final no demasiado satisfactorio.

No obstante, a su favor hay que decir que sabe tratar el tema de una manera muy neutral, de manera que ni los policías ni los terroristas aparezcan retratados como santos o demonios, permitiendo que el espectador se identifique igual con los dos protagonistas. Además, la película está llena de símbolos visuales que contentarán a todos aquellos que disfruten buscándole los tres pies al gato, aunque su peso sobre el metraje sea grande, haciendo que la trama avance de manera muy lenta.

La estética está muy lejos de los pokemon, con un dibujo bastante realista. La película se sitúa en una década de los cincuenta alternativa, y la estética es la propia de la época, junto con una fuerte influencia de la Segunda Guerra Mundial en los aspectos armamentísticos, cuidados hasta el ínfimo detalle, como suele ser propio de estas producciones.

En fin, una película correcta como tal y notable como producto de animación (que parece que es un medio en el que Japón se está convirtiendo en hegemónico, a casi todos los niveles), muy lejos de lo que se hace en Estados Unidos y a años luz de lo que se hace aquí. Recomendada para quienes tengan que hacerse con todos.

Puntuacion