Ficha

País

Irlanda

Año

2005

Título original

Boy eats girl

Duración

85min

Dirección

Stephen Bradley

Guión

Derek Landy

Reparto

Samantha Mumba, David Leon, Laurence Kinlan, Tadhg Murphy, Sara James

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Boy eats girl
Autor: sensillo
Fecha: 06/04/2006.
Póster Boy eats girl

Boy eats girl

Digerido por sensillo

El cine de terror adolescente camina en los últimos años con paso tan firme por el sendero de la autoparodia, que se diría que pretenden dejar poco margen para la inefable saga de “Scary Movie”.

“Boy eats girl” es una modesta producción irlandesa en la que se dan cita todos los tópicos de las películas americanas de instituto. Ya conocemos a todos sus protagonistas de otras películas parecidas así que no me molestare en describirlos. O más bien debería decir enumerarlos.

El argumento es igualmente simple. Un apocado chico tiene como máxima preocupación declararse ante su amiga de la infancia, antes del baile del instituto. Tras una serie de pueriles equívocos, muere en un estúpido accidente y comienzan de verdad los problemas. Su madre, ni corta ni perezosa, decide reanimarlo de entre los muertos mediante un complicado ritual vudú, detallado en un antiguo y voluminoso libro de unas diez páginas, letra grande y dibujitos. Todo ello sin la supervisión de un adulto. El chico vuelve de entre los muertos con una irrefrenable ansia por la carne humana, y pronto extiende su enfermedad por todo el pueblo.

Los sucesos no se van encadenando, sino que el guionista hace aparecer en cada momento aquello que va necesitando, y cuando la película se aproxima al final, se organiza una orgía de vísceras e higadillos en las que los zombies se someten dócilmente a su desmembramiento. Nada, desde luego, que vaya a tomar a nadie por sorpresa.

Es altamente recomendable dejarse el sentido común en casa antes de ver esta película. O en su defecto, entumecerlo con alguna sustancia tóxico. De lo que sí que hay que ir bien provisto es de buenas dosis de complicidad. Planea sobre toda la película un tufillo amateur que podría estar relacionado con la vocación paródica de la película, o con un equipo de rodaje no muy experimentado. Probablemente sea una combinación de ambos factores en unas proporciones difíciles de determinar.

Encabeza el cartel Samantha Mumba, a quien pudimos ver en “La máquina del tiempo”, aunque protagoniza la película David Leon, a quien pudimos ver de lejos usando el google earth. En general, todos consiguen que no se les escape la risa floja, que supongo que es lo que se les pedía.

En definitiva, cine de garrafón para paladares sin demasiadas exigencias. Lo mejor que se puede decir es que en ningún momento ha prometido ni el oro ni el moro.

Recomendada para amantes golosos. Puntuacion