Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Yours, mine and ours

Duración

90min

Dirección

Raja Gosnell

Guión

Ron Burch, David Kidd

Reparto

Dennis Quaid, Rene Russo, Sean Faris, Katija Pevec, Danielle Panabaker

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Míos, tuyos y nuestros
Autor: sensillo
Fecha: 08/04/2006.
Póster Míos, tuyos y nuestros

Míos, tuyos y nuestros

Digerido por sensillo

Se acaban los guiones. Ése es el mensaje que parece que nos estén enviando últimamente con insistencia. Esta vez el mensaje toma la forma de un remake en el que Dennis Quaid y Rene Russo sustituyen a Henry Fonda y Lucille Ball. No ha de tardar el día en que un heraldo del mal anunciará un recontramake de una película basada en un videojuego. Y aquello será la última señal del apocalipsis, para los que aún no hayan pillado todas las demás.

Comedia familiar con el sello de Nickelodeon, que garantiza que la película se puede ver en compañía de la abuela. Los más pequeños hace tiempo que están ya curados de espanto. Cuenta la historia de un viudo, con ocho hijos a su cargo, y una viuda, nada menos que con diez, que deciden casarse. Igual que en “Doce en casa”, pero llegando a la veintena. Aunque, bien mirado, los guionistas podrían haber hinchado el número, como en las noticias referidas a la piratería, y meter en la casa, qué sé yo...a mil millones. Hubiera sido igual, porque tanto gentío se convierte en una masa informe y los caracteres pierden singularidad.

Resulta que él es un estricto almirante y sus hijos todos rubios, pulcros y ordenados. Ella es de tendencia neohippie, y sus hijos conviven con un cerdo que tiene que aguantar su caos y desorden. La mitad de ellos son adoptados, con lo que aquello puede tomar el aspecto de una asamblea de la ONU. Son hijos de cupo.

Como los hijos de ambas familias no se soportan, sólo consiguen ponerse de acuerdo en la decisión de sabotear el matrimonio de sus padres. Lo que sobreviene a partir de entonces es una previsible sucesión de gags poco afortunados, la mayoría de los cuales culmina con alguien embadurnado de pintura o cualquier sustancia pegajosa. Existen firmes indicios de que el homo habilis ya dominaba este tipo de humor, pero tengamos en cuenta que “Míos, tuyos y nuestros” no pretende convertirse en el siguiente peldaño de la evolución.

La película no es, en ningún caso, tan espantosa como dicen por ahí, y se me ocurren muchas otras cien veces peores que ésta pese a no haber recibido tanto vilipendio. Si de algo se puede acusar a “Míos, tuyos y nuestros” es por su ansia predatoria, que la lleva a esquilmar todos los lugares comunes de este tipo de entretenimiento familiar sin dejar nada a cambio. Vamos, como tantas otras.

Poca maña por parte del director de “Scooby Doo” a la hora de desarrollar la trama, pero como todo está ya mas que visto, no precisa de demasiada explicación. No es muy divertida, pero afortunadamente tampoco llega a doler.

Recomendada a los que no contribuyeron al esplendor de la industria del profiláctico. Puntuacion