Ficha

País

Jap´┐Żn

Año

2005

Título original

Chakushin ari 2

Duración

105min

Dirección

Renpei Tsukamoto

Guión

Miwako Daira

Reparto

Mimura, Yu Yoshizawa, Renji Ishibashi, Haruko Wanibuchi, Peter Ho

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de El pozo (Una llamada perdida 2)
Autor: malabesta
Fecha: 17/04/2006.
Póster El pozo (Una llamada perdida 2)

El pozo (Una llamada perdida 2)

Digerido por malabesta

"El pozo (Una llamada perdida 2)" es, y esto sorprenderá a muchos, la segunda parte de "Una llamada perdida". Mientras ésta tenía la baza de contar con Takashi Miike en la dirección, pues aunque a uno le pueden gustar o no sus películas, es innegable que tiene mucha personalidad, mientras que la segunda parte cuenta con Renpei Tsukamoto a la cabeza, que como habrán podido adivinar por su nombre, es un completo desconocido.

Por lo tanto, la película luce una notable carencia de personalidad a todos los niveles. De hecho, tan poca personalidad tiene, que a veces uno duda de si lo que está viendo no será una producción de los ZAZ, estilo "Agárralo como puedas", o tal vez una "Scary movie"; "El pozo" es una sucesión de imágenes y personajes a veces inspirados por otras películas de horror japonés, otras veces copiados de ellas directamente. El que vea la película, encontrará niñas con el pelo largo echado sobre la cara, maldiciones, muertes horribles, pozos en los que encierran a la gente, distorsiones de voz, espíritus que se transmiten por las ondas y en general, todos los lugares comunes del subgénero.

La historia, un poco difícil de seguir si no se ha visto la primera parte, gira en torno a una horrible maldición: gente recibe una llamada hecha por ellos mismos en el futuro, en el momento de su muerte. Además, dicha llamada siempre suena con el "politono de la muerte", o así se refieren a él en la película. Kyoko (Mimura) recibe dicha llamada y tiene dos días de plazo para encontrar el origen de la maldición y evitar su muerte. La película se pasa la mayor parte del tiempo explicando el origen de este fenómeno de las llamadas, haciendo frecuente referencia a hechos y personajes de la precuela. Más o menos la cosa desemboca en que todo ha empezado en un pueblo minero de Taiwán en el que unos señores muy malos encerraron a una niña con ciertos poderes justo debajo de una antena de teléfono, y su fantasma se dedica a llamar a la gente como el bueno de Edu. Como la cosa es de mucha sorpresa final y mucho suspense, dejo que el resto lo averigüen aquellos que quieran verla.

El guión es un poco tramposo, más que porque juegue bastante con lo que el espectador cree que los personajes ven, y que por tanto asume como cierto (que más o menos es un recurso que muchas otras películas de terror usan para hacer viable una trama imposible), por cómo le da vueltas a la historia para mantener un supuesto interés y un suspense, fabricando giros de guión a base de revelaciones sorprendentes e insospechadas y que cambian por completo el rumbo de la película y la historia de los personajes. Cada cinco minutos. Además, las diferentes tramas de la película están hilvanadas de manera torpe, y aunque se tocan, nunca llegan a mezclar bien.

La dirección es tremendamente convencional, dentro del género, aunque a veces se pasa de explícita a la hora de darle pistas al público de qué elementos de la escena van a ser importantes, por ejemplo, porque de ellos va a salir una aparición. Así, uno sabe por el encuadre más o menos lo que va a pasar en los próximos segundos, lo cual le quita bastante gracia a la cosa.

Las actuaciones están muy lejos de la pantomima que a veces tanto le gusta al cine asiático, pero no por ello son mejores. Son todas tremendamente artificiales, y desde luego, no transmiten mucha emoción más allá de los berridos histéricos que dan las protagonistas femeninas.

En fin, una película mediocre, hecha principalmente para los seguidores de la saga, que supongo que por estos lares no son muchos. Recomendada para fans del 7788. Puntuacion