Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Failure to Launch

Duración

96min

Dirección

Tom Dey

Guión

Tom J. Astle, Matt Ember

Reparto

Matthew McConaughey, Sarah Jessica Parker, Justin Bartha, Kathy Bates, Zooey Deschane

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Novia por contrato
Autor: malabesta
Fecha: 21/04/2006.
Póster Novia por contrato

Novia por contrato

Digerido por malabesta

Nueva comediucha romántica hecha más que nada para el lucimiento de sus protagonistas, cuyas carreras están más o menos en alza estos días: la eterna promesa Matthew McConaughey y la televisiva Sarah Jessica Parker, aprovechando el tirón de "Sexo en Nueva York" y a la vez supongo que intentando escapar de él.

"Novia por contrato" sigue al dedillo el libro de la comedia romántica: chico con peculiaridad conoce chica de profesión extraña, se gustan, salen, se enamoran, uno de los dos descubre que el otro oculta algo, se odian temporalmente pero luego, con ayuda de sus amigos se reconcilian y son felices para siempre. En este caso él se llama Tripp (Matthew McConaughey) y bien podría ser español porque, a sus treinta y cinco años, sigue viviendo en casa de sus padres (Terry Bradshaw y Kathy Bates), de la misma manera que hacen sus amigos Ace y Demo (Justin Bartha, Bradley Cooper). Por sus nombres uno ya puede adivinar que son más bien peculiares: Ace es el típico informático, patoso, un poco friki y que vive en el sótano de sus padres, mientras Demo es un neohippy trotamundos, sin trabajo (aunque en ningún momento tiene perro o flauta). Sarah Jessica interpreta a Paula, una mujer que no tiene otra cosa a la que dedicarse que a sacar a jóvenes como Tripp de la casa de sus padres. Finge enamorarse de ellos, hace que ellos se enamoren de ella y a lo tonto, a lo tonto, los emancipa y los manda a una solución habitacional propia, quieran o no. Vive además con Kit (Zooey Deschanel), el típico personaje raro y socialmente inadaptado pero feliz de las comedias románticas.

Por supuesto, los padres de Kitt contratan a Paula, y el resto del argumento se lo pueden imaginar perfectamente. Como era de esperar también, todos los personajes protagonistas no están demasiado bien desarrollados, mientras que el resto no lo están en absoluto. Por lo que, tras un par de citas de la pareja principal uno descubre que se han enamorado uno del otro de la misma manera que podía enterarse que les gusta el sorbete de limón. En todo caso, dado lo trillado del argumento, ninguna de las dos cosas sorprendería demasiado.

La dirección de Tom Dey tampoco es demasiado original, y no se arriesga en lo más mínimo. No puede del todo con la historia, y más o menos el ritmo se desarrolla en escenas en las que pasan cosas y escenas en las que cada uno de los protagonistas discute con sus amigos qué ha pasado y por qué ha hecho esto o lo otro, con lo que la narración tiene la fluidez de una party line. Por supuesto, cae en la enésima moda estúpida del cine, que es la de mostrar a algún miembro vetusto del reparto desnudo. En este caso es Terry Bradshaw, que se enseñorea mostrando su trasero en pantalla, de manera totalmente gratuita y sin que aporte un pepino a la historia, claro. Pero todo sea por demostrar lo desinhibidos que son.

Las actuaciones tampoco son gran cosa. Matthew McConaughey nunca ha sido gran actor, y sigue sin serlo. Además tampoco tiene un carisma suficiente para compensar sus carencias dramáticas. Sarah Jessica Parker tampoco es demasiado buena, con una interpretación tremendamente artificial cuya base parece consistir en mover la barbilla de un lado a otro como un loro en busca de una galleta, mientras se entrecierran los ojos en función de lo que sufre el personaje en ese momento.

En fin, una comedia nada graciosa, y con eso queda todo dicho. Recomendada para quienes, habiendo completado la primera parte, esperan el momento de poder vivir de sus hijos. Puntuacion