Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Find me guilty

Duración

125min

Dirección

Sidney Lumet

Guión

Sidney Lumet, T. J. Mancini, Robert J. McCrea

Reparto

Vin Diesel, Peter Dinklage, Linus Roache, Ron Silver, Annabella Sciorra, Alex Rocco

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Declaradme culpable
Autor: bronte
Fecha: 29/04/2006.
Póster Declaradme culpable

Declaradme culpable

Digerido por bronte

Al ser una película de Sidney Lumet, me animé a mí misma pensando que a lo mejor podía pasar una buena tarde de cine. Me equivoqué. Repaso la provecta edad del director, y me reafirmo en que a veces una retirada a tiempo es una victoria. Sobre todo cuando una recuerda títulos recientes como "Gloria" o "El abogado del diablo", películas malas sin paliativos, y las compara con grandes clásicos de este director, tales como las también judiciales "12 hombres sin piedad", "Veredicto", o "Tarde de perros".

A mi no me cabe duda de que la historia real de un mafioso que se defendió a sí mismo en el juicio más largo de la historia de América es material puro y duro de película. Más aún si se sabe que eran muchos los acusados y que con la condena de tan sólo dos de ellos, todos serían declarados culpables, en virtud del cargo de conspiración de la ley Rico. No me dirán que aquí no hay tensión dramática: un semianalfabeto decide ejercer como su propio abogado, poniendo en grave riesgo la defensa del resto de los acusados, por ende, amigos suyos.

Además de eso, parece que Jackie DiNorscio, personaje protagonista, era todo un showman, y sus gracietas eran legendarias. A Jackie todo el mundo le quería, según insiste la película. Tan divertido fue el juicio, eso dicen, que los autores del guión, Sidney Lumet, T.J. Manzini y Robert J. McCrea, en numerosos pasajes de la película se limitan a copiar palabra por palabra las jocosas transcripciones del juicio. Pues maldita la gracia. Si tan divertido fue en realidad, y en la película tiene el mismo encanto que un dolor de muelas, hay un responsable último claro: Sydney Lumet ha perdido su toque para los juicios. Encima se ha rodeado de compañeros de pupitre totalmente nóveles en esto de la guionización, y la historia es incapaz de realzar los momentos verídicos (que componen el grueso gruesísimo de la narración), bisoñamente rodados.

Y es que esa es la impresión que se tiene cuando se ve la película. Parece la obra de un amateur. La mala disposición de la cámara, la iluminación plana, la tonta caracterización psicológica de los personajes, los gravísimos fallos de tempo y ritmo, sobre todo eso, la falta de ritmo… Como que no se sale del asombro. La película pasa de ser dominguera a aburrida en breves instantes. Unos instantes más adelante es letalmente soporífera. Cómo será la cosa, que el hecho de esté aquí Vin Diesel de protagonista, intentando llevar por otras cañadas su carrera, es algo prácticamente anecdótico. No obstante les contaré las anécdotas de su gran interpretación: engordó 15 kilos y pasó muchas horas de maquillaje.

Recomendada para abogados defensores de los del Club de la Comedia.

Puntuacion