Ficha

País

Canadá, USA

Año

2006

Título original

Slither

Duración

95min

Dirección

James Gunn

Guión

James Gunn

Reparto

Nathan Fillion, Gregg Henry, Michael Rooker, Elizabeth Banks

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Slither (La plaga)
Autor: malabesta
Fecha: 04/05/2006.
Póster Slither (La plaga)

Slither (La plaga)

Digerido por malabesta

"Slither (La plaga)" es un homenaje al cine de terror de serie B, que anque concebida como comedia con buena fe, deja al descubierto las miserias (o las virtudes) del género, pues basta con cambiar ligeramente los diálogos y poner algún personaje un poco más raro de lo normal para que una película de terror estándar casi  se convierta en una parodia de todas ellas.

La historia es una de tantas: en un pequeño y tranquilo pueblo de la américa profunda (que a estas alturas deben quedar unos tres, libres de zombies/aliens/hombres lobo/adolescentes con dudas existenciales) aterriza un meteorito que alberga a un ser extraterrestre que pronto se pone a invadir cuerpos, generar babosas sangrientas asesinas y convertir a la gente en zombies carnívoros. Más o menos un poutpourrí de verbena de lo que suele pasar en este tipo de pueblos, salvando quizá la ausencia de residuos nucleares y tomates asesinos. Contra esta amenaza venida del extrarradio de La Tierra han de luchar principalmente el sheriff Bill (Nathan Fillion) y la profesora del pueblo, Starla (Elizabeth Banks), que aparentemente son los únicos treintañeros bien parecidos del pueblo. Para terminar por darle la muerte merecida, rocambolesca, absurda y explosiva que suele adornar el final de estas producciones. Puede que parezca que les chafo la historia, pero tranquilos, esta película ya la han visto, aunque sólo sea uniendo retazos de zapping. Si hubiese alguien para el que "Slither" fuera a ser una sorprendente y refrescante novedad audiovisual, probablemente se pasase la proyección asustado por las imágenes en movimiento de la pared, los carros sin caballo de la calle y los grandes pájaros de metal. No hay ni un ápice de originalidad en la historia, que sigue paso por paso unos mandamientos que han de estar escritos en tablillas de piedra a la entrada de algún estudio.

La supuesta novedad de "Slither", que es el tono de comedia estilo "Arac attack", tampoco brilla demasiado. El humor recae en gran medida en los diálogos de los personajes, que no son excepcionalmente brillantes. El resto es para iniciados en el género, que sabrán encontrar los parecidos y referencias metacinéfilas que el director y guionista James Gunn ha ocultado, pero no mucho. A los legos les queda el consuelo de que al menos sólo dura unos comedidos noventa minutos, que evitan que se haga odiosa al no cansar demasiado.

Los actores cumplen de sobra, Nathan Fillion en otro de sus grises papeles; parece que su carrera no termina de despegar y que le pasará un poco como a Rob Morrow o a David Duchovny, que salieron de la televisión para comerse el mundo y terminaron por indigestarse. Elizabeth Banks le da respuesta con un papel que de no tener nombre propio, aparecería en los créditos como "rubia que grita #1" sin menoscabo a la profundidad de su personaje. Eso sí, el director pone empeño en sacarla guapa, aunque sólo sea porque es su mujer, y pareceque los engendros varios vomitan menos sangre en su vestido que en de los demás.

La dirección tampoco es el no va más de la innovación, ni siquiera es el no va menos. De nuevo otro aspecto de la película más que convencional, y tal vez sólo queda destacar que los efectos especiales recuperan un poco la artesanía propia del género en lugar de tirar por la informática como suele ser habitual, lo que ayuda bastante a mantener el aspecto de serie B.

En fin, una comedia mediocre y una película de terror hecha con retazos de otras, que sin duda traerá muchos recuerdos a los aficcionados, para los que verla será como volver a abrir un álbum de fotos del instituto, pero sin que los monstruos estén casados, calvos y gordos. En fin, recomendada a quienes no busquen emociones fuertes.

Puntuacion