Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Hard candy

Duración

103min

Dirección

David Slade

Guión

Brian Nelson

Reparto

Patrick Wilson, Ellen Page, Sandra Oh, Jennifer Holmes

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Hard candy
Autor: malabesta
Fecha: 14/05/2006.
Póster Hard candy

Hard candy

Digerido por malabesta

En mi sesión de "Hard candy" había tres personas: una pareja de postadolescentes dándose el lote en la fila de atrás y yo. Ellos dos fueron los únicos que disfrutaron con la película.

Aunque el método con el que se aproxima al tema no es del todo malo, "Hard candy" muerde más de lo que puede tragar. Cuenta la historia de Hayley (Ellen Page) una chica de catorce años que embauca a Jeff, un supuesto fotógrafo de moda pederasta (Patrick Wilson) que ha conocido a través de internet, para que la lleve a su casa y allí hacerle pagar cara su desviación. Más o menos la trama se plantea en los primeros quince minutos, y el resto de la cinta se desarrolla en la casa de Jeff, en la que ambos se encierran. Mantener durante más de hora y media la tensión sólo contando con la interacción de dos personajes es muy difícil. Además tiene que luchar contra el asunto de que los protagonistas son ambos un poco cabroncetes, una pseudopsicópata y un probable pederasta, por lo que uno no tiene mucho a lo que amarrarse para meterse en la historia.

Este es el mayor riesgo de "Hard candy", pues parecer ser que Brian Nelson (el guionista) buscaba mostrar que todos tenemos un lado malo, y hacer que el público llegase a sentir simpatía por el personaje de Jeff. Aunque como concepto puede no sonar mal del todo, hay que decir que lo único que consigue es que el público sienta antipatía por los dos, y unas ganas enormes de que la película se acabe pronto. Hay quien dice por ahí que la historia es una desasosegante mirada al mundo de la red y de los contactos que se hacen a través de ella, pero a mí me parece que opiniones así son más cháchara milenarista que otra cosa, porque basta el visionado de unos minutos de cinta para darse cuenta de quiénes son los que podrían sentirse incómodos con ella, y francamente no veo a los pederastas amenazando a sus hijos con que si no se comen la sopa vendrá la adolescente del saco a llevárselos.

El 98% del metraje está ocupado por ambos personajes, por lo que el trabajo de los actores es básico. Hay que decir que los dos cumplen bastante bien, aunque Ellen Page tiene una cierta (mucha) tendencia al histrionismo, y parte de culpa la tendrá el director, por no saber dirigir bien a sus actores. Tampoco ayuda el hecho de que los diálogos sean un poco chirriantes, quién sabe si por culpa del guión o por causa del doblaje, que tampoco está muy allá. Entre otras cosas, la protagonista pasa de llamarse Hayley a Heidy para luego ser Hale y al final de la cinta volver a Hayley.

En lo visual, el director David Slade lo tiene claro. La tensión y la claustrofobia se potencian rodando a los protagonistas en planos muy cortos; él se lo aprendió así y de ahí no hay quién le baje. Así que toda la película está rodada a unos veinte centímetros de las caras de Hayley y Jeff, con estas además entrando y saliendo de foco, continuamente. La cosa tiene su gracia el primer cuarto de hora, pero rodar cien minutos de película como si fuese el banquete de una boda cansa al más pintado.

En fin, una pretenciosa película que se queda en nada. Recomendada para todos aquellos que no pudieron entrar al rancho Neverland.

Puntuacion