Ficha

País

Francia, UK

Año

2005

Título original

Les poupées russes

Duración

125min

Dirección

Cédric Klapsich

Guión

Cédric Klapsich

Reparto

Romain Duris, Audrey Tautou, Kelly Reilly, Cécile de France, Kevin Bishop

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Las muñecas rusas
Autor: sensillo
Fecha: 16/05/2006.
Póster Las muñecas rusas

Las muñecas rusas

Digerido por sensillo

Los responsables de “Una casa de locos” se vuelven a dar cita en su secuela: “Las muñecas rusas”. Nos encontramos otra vez con los mismos personajes que en aquella película, que ahora rondan todos la treintena. El protagonista es Xavier, quien ya empieza a dar sus primeros pasos como escritor mientras intenta descubrir qué es el amor.

Los primeros segundos de la película dan una idea muy aproximada de lo que nos vamos a encontrar las siguientes dos horas. El guión es tan titubeante como su narrador y protagonista nos anticipa en sus primeras frases. El resultado es, como cabe esperar, muy irregular, y entre algunos pocos fragmentos conseguidos balbucea una colección de secuencias que intentan disimular el hecho de que no tienen nada que decir.

Xavier salta de un país a otro, y de una chica a otra. Y una y otra vez fracasa en el terreno amoroso, y se pregunta por qué puede ser. Pues porque es un melón, vaya. Igual que el resto de los personajes. Y mientras tanto la historia no parece querer avanzar, y a medida que pasa el tiempo va resultando más pesado y frustrante el absurdo comportamiento del protagonista. Al final el guión le podría haber emparejado con una escoba y ello no nos hubiera parecido menos creíble, tal era la falta de compromiso con la que emprendía cada nueva relación.

“Una casa de locos” intenta convencer, y lo consigue, al público que despotrica contra el cine americano, apartándose de los clichés que la industria de Hollywood ha ido construyendo laboriosamente con el paso de los años. La falta de dirección se oculta con un estilo que pretende ser muy fresco y muy guay. Algo que nunca he visto, desde luego, en ningún director seguro de sí mismo que sepa que no tiene nada que demostrar. También se nota que la película es europea porque los personajes aparecen desnuditos de vez en cuando, que es la forma de rebeldía tan candorosa que tenemos por aquí, distinguiéndonos de los salvajes que habitan al otro lado del océano. Menudencias, vaya.

Una película habitada por gente antipática, a quien solo se rendirán aquellos que se dejen impresionar por su cosmopolitismo y multilingüismo.

Recomendada para los amantes de Teruel. Tonta ella y tonto él. Puntuacion