Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Marilyn Hotchkiss Ballroom Dancing and Charm School

Duración

103min

Dirección

Randall Miller

Guión

Randall Miller

Reparto

Robert Carlyle, Marisa Tomei, John Goodman, Mary Steenburgen

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Un toque de seducción
Autor: bronte
Fecha: 18/05/2006.
Póster Un toque de seducción

Un toque de seducción

Digerido por bronte

Todos aquellos que alguna vez en su vida hayan pensado que pueden sacar provecho del vídeo de su primera comunión, están de enhorabuena. Randall Miller, director de algunas series de televisión que todos conocemos por aquí, se apunta ahora a la dirección con “Un toque de seducción”, título estulto donde los haya, pero probablemente mejor que el original “Marilyn Hotchkiss' Ballroom Dancing and Charm School”, largo donde los haya.

Comprobarán además ustedes, que ese es también el título de un corto suyo realizado en el año ’90, también escrito por él. En resumen: no sólo no es buen escritor, sino que además ni es prolífico ni creativo. Le pone el mismo título a todo lo que hace. Por si fuera poco, la mitad de esta película está “rellenada” con secuencias del cortometraje previo, y la mitad de la mitad con escenas de baile de salón. Poco tiempo queda ya para hacer la historia.

Como no he visto la película “nodriza”, me abstendré de hacer comentarios lapidarios, pero para mí que, visto el resultado, el corto era mejor que este “Un toque de seducción”. Diría que voy a resumir la historia, pero no es verdad, la voy a contar entera porque pasa todo en un pispas entre baile por aquí y baile por allá. Un panadero llama al 112 después de encontrarse un accidente en la carretera. Un hombre medio moribundo, en la ambulancia que le traslada, le cuenta su historia: de pequeño asistió a clases de baile de salón y quedó en encontrarse con su amor de la infancia, justo el día del accidente. Ahora el panadero tiene que retransmitirle a la doña el mensaje de que el accidentado siempre pensó en ella, porque él pobre hombre está indispuesto. A todo esto, el panadero está traumatizado por algo que le ha pasado. Va a la Academia de baile, baila con una señora muy desgraciada, y se enamoran y todos felices. Ya.

A mí me ha parecido que la inclusión del corto original (prácticamente íntegro), viendo a los niños bailar, queda en el conjunto como a un Cristo dos pistolas, pero en realidad lo que pasa es que Randall Miller ha tenido muy poca mano a la hora de construir una historia interesante sobre su primer trabajo. Si bailar realmente regenera a las personas, aquí no se ha visto, y desde luego, la interpretación de Mary Steenburguen como profesora de baile con un grave problema de actitud personal, véase cursilería, no ayuda a que uno empatice en absoluto con la cosa. Las escenas de baile están rodadas profusamente, pero sin ningún tipo de pasión o arte.

Y luego la historia avanza de manera precipitada. No parpadeen mucho, o se perderán lo interesante. Básicamente el saber cómo todo acaba tan bien de manera tan fulminante. Marisa Tomei está bien, porque acostumbra a estar bien, pero para lo que hace… Corren rumores de que Robert Carlyle tenía problemas de retención ventral en este filme, sino es incomprensible esa cara. John Goodman, bien, como casi siempre.

Película altamente prescindible a no ser que no se tenga nada mejor que hacer. Con todo por las buenas intenciones, la recomiendo para los de “Mira quien baila”, que aquí viene como anillo al dedo. Puntuacion