Ficha

País

USA, Noruega

Año

2005

Título original

Factotum

Duración

94min

Dirección

Bent Hamer

Guión

Charles Bukowski, Bent Hamer

Reparto

Matt Dillon, Lily Taylor, Fisher Stevens, Marisa Tomei

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Factotum
Autor: bronte
Fecha: 24/05/2006.
Póster Factotum

Factotum

Digerido por bronte

“Factotum” es la nueva película que desde Noruega nos llega sobre Charles Bukowski. Bueno, desde Noruega y desde USA, no se me vayan a asustar. En todo caso, llama la atención que un director noruego, Bent Hamer, haya asumido la dirección de una cinta sobre una figura prototípicamente producto de la cultura americana. Claro que teniendo en cuenta que Bukowski gusta mucho por Europa, sobre todo por su similitud con la corriente del naturalismo de Zola, tampoco es tan descabellado.

La película está basada en varios libros de Bukowski, como ustedes saben, en gran parte autobiográficos, y tiene como protagonista a su alter-ego literario, Henry Chinasky. A partir de ahí se construye una especie de relato de la nihilista vida del autor, en el que un apurado guión hará las delicias de los más snobs. Y entiéndase snob en su mejor acepción.

Definitivamente, las mejores líneas de texto son aquellas que corresponden a Bukowski, al que también se le debe la voz en off, y por supuesto las historias que en la película se cuentan, pero hay que reconocer a Bent Harmer  la habilidad para construir el ambiente y el tono. Tono que si bien nunca alcanza la sordidez de las páginas de Bukowski, sí que es capaz de trasladar su capacidad de emoción y de entrañabilidad. De hecho, dudo que el auténtico Bukowski fuera tan entrañable y humano como Matt Dillon en esta película. Por lo menos a simple vista.

Lo más reseñable, o por lo menos lo que más me ha gustado a mí de la película es ese humor sutil que, sin embargo, puede hacer estallar en carcajadas en más de una ocasión. Independientemente de si Dillon “es” o no Bukowski, hay que reconocer que hace una auténtica creación en esta ocasión, y casi se configura como un personaje por sí mismo, independientemente del origen del mismo, y valga la redundancia. Cercano al “escritor maldito”, aura que el propio Bukowski se creó, este Henry Chinasky parece más un personaje de sainete urbano, escapándose a la primera de cambio de sus numerosos trabajos para ir a echar un trago.

En la película, de ritmo lento pero certero, aparecen ademas Lily Taylor, espléndida, y Marisa Tomei, también magnífica, dando vida a esos personajes singulares y casi extravagantes que pueblan la vida de Chinasky y poblaron la vida Bukowski. Más allá de ser caracteres sórdidos y desasosegantes, se muestran con verdadera humanidad y entrañabilidad. Perdonen que repita la palabra, pero es la sensación más fuerte que una se lleva del cine. Al final, la cinta acaba con el mismo mensaje de “aguante” que el propio autor dejó en sus obras. Como diría Cela, “el que resiste, gana”.

Recomendada para gente sensible, y con desapego de pega por la vida. Puntuacion