Ficha

País

USA

Año

1988

Título original

Die Hard

Duración

131min

Dirección

John McTiernan

Guión

Roderick Thorp, Jeb Stuart, Steven De Souza

Reparto

Bruce Willis, Bonnie Bedelia, Alan Rickman, Alexander Godunov, Reginald VelJohnson, Al Leong

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de La jungla de cristal
Autor: sensillo
Fecha: 28/05/2006.
Póster La jungla de cristal

La jungla de cristal

Digerido por sensillo

No nos cansaremos nunca de repetir cuán difícil es el cine de entretenimiento. Y más concretamente, el cine de acción necesita de mucho oficio. Fíjense en la cantidad de películas de este género que pasan sin pena ni gloria por las pantallas o, aún peor, entre coles y tomatazos. Verduras que provienen del público a quien va dirigido, pese a que muchos les nieguen la capacidad de tener cualquier tipo de criterio e insistan en presentarlos como zombies esclavos de la publicidad. Por cierto, estos argumentos desaparecen cuando dejamos de hablar de cine y hablamos de música y los 40 latinos. Por qué será.

Allá a finales de los 80 se estrenaba “La jungla de cristal”, que era una de esas películas que dejaban buen sabor de boca. No sólo eso, sino que ha sabido envejecer muy bien, lo cual es todo un mérito teniendo en cuenta sus orígenes. Sencilla y entretenidísima. Es sin duda el producto de una de esas raras configuraciones planetarias en la que todo el cosmos se alinea con un propósito. En mi opinión, la mejor película de McTiernan, que es un director que sin llegar nunca a brillar, es un profesional como la copa de un pino. Más irregular, participaba en el guión Steven De Souza, que tan buenos trabajos ha firmado sin que ello le impida a veces perpetrar cosas como “Street Fighter”.

Pero pocas veces como en esta película nos encontramos una simbiosis tan profunda y perfecta entre el actor y el personaje. Bruce Willis hizó en “La jungla de cristal” el personaje de su vida. Posteriormente, como todos sabemos, su carrera se orientaría a repetirlo una y otra vez, con mayor o menor gracia pero siempre con menos pelo. Si el rol protagonista se lo hubieran encargado a Stallone o Schwarzennegger, como casi ocurrió, seguramente el resultado hubiera sido distinto.

Un grupo de terroristas capitaneados por Alan Rickman se hacen con el control de un rascacielos con abundantes rehenes. El motivo es tan altruista como hacerse con un botín de millones de dólares, de manera que se evita perder el tiempo en sesudos análisis sociopolíticos de esos que tanto gustan al enteradillo que todos llevamos dentro. De manera que en un santiamén llegamos a lo que importa, que es ver a Bruce Willis estrujándose las neuronas para neutralizar a los malvados pseudoterroristas y, de paso, reconciliarse con su mujer.

El guión es una maravilla. Ágil como pocos y tan divertido que no deja muchas ganas de buscar los casi inevitables agujeros en el plan del maquiavélico malvado. Nos habremos quedado con dos horas de pura evasión. Ni más ni menos. A ver quién se atreve a decirme que eso es poco.

¡Y sale el chino de las melenas!

Recomendada para los que entienden de palomitas. Puntuacion