Ficha

País

Argentina

Año

2006

Título original

Tiempo de valientes

Duración

110min

Dirección

Damián Szifrón

Guión

Damián Szifrón

Reparto

Diego Peretti, Luis Luque, Oscar Ferreiro, Gabriela Izcovich, Martín Adjemián, Tony Lestingi

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Tiempo de valientes
Autor: bronte
Fecha: 29/05/2006.
Póster Tiempo de valientes

Tiempo de valientes

Digerido por bronte

A veces mejor, a veces peor, lo que no se le puede negar al cine argentino es que es joven, original, imaginativo, valiente y emocionante. No a la altura de "El aura" (aunque no tenga nada que ver), ni tan desmadejada como "Iluminados por el fuego" (también un tema totalmente diferente), "Tiempo de valientes" se sitúa en la medianía del cine del país gaucho, lo que en términos españoles viene resultando que está bastante bien. Para empezar pertenece a ese cine joven, libre de existencialismos y pesadurías propias del cine europeo, y para seguir es muy original. Al menos, sería bastante raro encontrar una "mèlange" tan ácida en nuestro cine patrio.

Un psicólogo cumple su condena por haber atropellado a una mujer, a través del préstamo de servicios sociales. Estos servicios se traducen en tratar a un policía que está deprimido porque ha descubierto que su mujer le engaña. Como Argentina es Argentina y no es por ejemplo, Suecia, la gracia de la cosa está en que la terapia es suministrada al mismo tiempo que el policía realiza una investigación sobre dos cadáveres. Lo que obliga al psicólogo a involucrarse en la trama policíaca. Así en principio, no me digan que no tiene gracia que uno de los protagonistas sea psicólogo. Película argentina, ya me entienden, que dicen por ahí que argentino y psicólogo es una redundancia... Más allá, es indudable que tiene un gran punto de innovación eso de retorcer la "buddy movie" y convertirla en una sesión de diván. Aunque podamos ver en ello ecos de "Una terapia peligrosa", lo cierto es que el resultado es muy diferente. Sobre todo por la carga irónica que la obra tiene sobre la fijación argentina con la práctica del psicoanálisis.

La imaginación está tambien más que probada en la escasez de medios que los "hermanos" argentinos solucionan con unas tomas pretendidamente realistas, y una pericia a la hora de planificar la imagen que ya la quisieran por aquí muchos de los subvencionados. Lo que quisiera por aquí el público, sin embargo, sería la misma valentía que se puede ver en las peliculas argentinas, pero traspasada a las españolas. En "Tiempo de valientes" y fíjense que ya va incluido en el título, los responsables de la cinta se atreven a críticar abiertamente la corrupción de las fuerzas de seguridad en su país (pese al riesgo de que tomen represalias), y con la suficiente habilidad como para de una denuncia tan clara sacar una película que entra tanto dentro del thriller como de la comedia. Y quede claro, que mucho le deben algunas escenas de este filme al cine estadounidense, del que bebe sin ningún rubor en sus mejores momentos, tanto para los "tiroteos", como para el slapstick (por ahí se da un garbeo Haronl Lloyd). Por último, emocionante, siempre, pues siendo los personajes de este cine siempre muy naturalistas, una no puede dejar de apreciar su humanidad en pequeños detalles y pequeñas frases que son auténticas obras de arte.

Dicho esto, y aclarado que hay momentos de auténtica carcajada en el filme, aclarar que "Tiempo de valientes" se resiente muy duramente de una clara falta de ritmo y descompensación en el guión. Los personajes no aprenden el uno del otro, sino que en el primer tercio de metraje, y un tanto a trompicones, se soluciona ese aspecto, dejando nada de evolución para el final. La acción sí que está concentrada en los últimos metros de cinta, de manera un tanto abrupta, la relación entre los dos protagonistas no llega nunca a estar justificada del todo, y a grandes momentos de comedia, les siguen minutos y minutos de parón y por lo tanto, aburrimiento. Haberse ceñido un poco más al manual, quizás hubiera evitado al director, Damián Szifron, un resultado tan irregular. Afortunadamente cuenta con excelentes actores, como la gran mayoría de la cantera hispanoamericana.

Recomendada para gente radioactiva. Puntuacion