Ficha

País

USA

Año

2005

Título original

Thumbsucker

Duración

96min

Dirección

Mike Mills

Guión

Mike Mills

Reparto

Lou Taylor Pucci, Tilda Swinton, Vincent D'Onofrio, Kelli Garner, Keanu Reeves, Vince Vaughn, Benjamin Bratt

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Thumbsucker
Autor: malabesta
Fecha: 30/05/2006.
Póster Thumbsucker

Thumbsucker

Digerido por malabesta

"Thumbsucker" es una de esas alternativas y minoritarias películas de bajo presupuesto, distribuida por Sony. Quizá los conozcan, son una pequeña y pintoresca compañía familiar oriental. Inventaron el walkman, el CD y la PlayStation.

Detrás de esta fachada, se esconde el típico producto destinado a epatar a la chavalada. Mucha filosofía de baratillo, muchas historias minúsculas, mucho personaje "real como la vida misma", pero al final la película es una voluta de humo. Carece de una historia que sirva como hilo conductor, y se limita a contar las peripecias de Justin (Lou Taylor Pucci), un adolescente que se chupa el pulgar inconscientemente, su padre Mike (Vincent D'Onofrio), una ex-promesa de los deportes fracasado por culpa de una lesión, su madre Audrey (Tilda Swinton), médico de profesión obsesionada con un actor de telenovela (Benjamin Bratt), su dentista neo-hippy (Keanu Reeves) y su interés romántico, Rebecca (Kelli Garner). Justin irá interaccionando con cada uno de ellos en una supuesta búsqueda de sí mismo, en la que nunca llega a encontrarse del todo. Cada una de estas interacciones supone una historia completa que se abre y se cierra sin interaccionar con las demás (las que tienen suerte, hay otras que ni siquiera se cierran, y llega el final de la película y uno se queda con la desazón y la inquietud de saber qué le habrá o pasado a tal o cuál personaje, y ya no puede dejar de pensar en ellos nunca más durante los próximos cinco minutos). Por esto, la fluidez de la película es bastante mala. No obstante, en lugar de ser el dramón existencial que podría haber sido, la película juguetea ligeramente con la comedia, de manera que ciertas escenas con un mínimo de gracia aligeran un poco la carga sobre los hombros del espectador.

Además, Mike Mills tiene a bien colocar cada cierto tiempo pequeños montajes musicales en tonos pastel, estilo "Amo a Laura pero esperaré hasta el matrimonio" que rematan el ritmo y además le dan a la película un cierto aire soporífero. Especialmente teniendo en cuenta que tanto en estos momentos como en otros la música predominante es de Elliot Smith, caballero del que yo desconocía su obra, pero para que se hagan una idea basta decir que es como un catecúmeno que se viene arriba. Imagínense hora y media escuchando una y otra vez el "Padre Nuestro tú que estás..." y el "Alabaré, alabaré..." a la guitarra acústica. Si la Iglesia, que lleva dedicándose a esto dos mil años ha recortado las misas hasta media hora, por algo será.

Es la ópera prima de Mike Mills, guionista y director, y como tal intenta revolucionar el mundo del cine, muy alejada de paradigmas y narrativa convencional, al menos en lo que a guión se refiere. Visualmente, y a excepción de los ya citados minutos musicales, sigue a pies juntillas el género de las películas que no tienen género. Por muy inclasificable que su director la haya querido hacer, en el videoclub la pondrán al lado de "Donnie Darko", seguro.

Lou Taylor Pucci, el protagonista, es nuevo en esto del cine, pero aún así cumple bastante bien. Aunque hay que decir que su personaje es un poco ataráxico, por lo que un desafío interpretativo tampoco es que sea. Vincent D'Onofrio es el que mejor construye su personaje, que de toda la película es el único que parece un ser humano. Tilda Swinton, Keanu Reeves y Vince Vaughn tienen micropapeles en los que encajan bien, pero principalmente porque en los créditos bien podrían haber aparecido como "Señora que viven en casa #1", "Adulto con gafas #3" y "Dentista peludo" sin que por ello hubiese que reducirle el número de líneas de diálogo.

En fin, pretenciosa película que está siempre al borde de volverse insoportable. Recomendada para gente que la vida real la tenga que ir a ver al cine.
Puntuacion