Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Ultraviolet

Duración

88min

Dirección

Kurt Wimmer

Guión

Kurt Wimmer

Reparto

Milla Jovovich, Cameron Bright, Nick Chinlund, Sebastien Andrieu

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Ultraviolet
Autor: sensillo
Fecha: 01/06/2006.
Póster Ultraviolet

Ultraviolet

Digerido por sensillo

“Aeon Flux” tiene ya una digna sucesora que continúe con su legado. En la desbocada carrera por hacer la película de acción futurista más dolorosa para los sentidos, “Ultraviolet” parece haber tomado buena nota y merece una posición destacada en ese ranking de la infamia. Ya tenemos un candidato más a disputarle a Uwe Boll su reinado tenebroso.

Concebida como un videojuego, pero menos cinematográfica y con menor continuidad, “Ultraviolet” nos sitúa en un futuro en el que el miedo al terrorismo ha dado paso al terror a ser contagiado por el extraño virus del vampirismo. Aunque, para ser sincero, quien más miedo pasa es el espectador, cuando va adquiriendo conciencia de lo que se le viene encima. Si después de muchos y exhaustivos estudios los más presigiosos expertos en el tema han sido incapaces de encontrar cualquier atisbo de emoción en los personajes de esta película, imagínense qué nos podemos esperar del tono general de los figurantes. Es por ello que éste y otros detalles del escaso guión que pretende engarzar las distintas y aburridas escenas de tiros y patadas tiene que recurrir a la narración de viva voz, que no es precisamente la manera más sutil de vocear que no se sabe contar una historia con imágenes.

Milla Jovovich abandona sus habituales papeles para anuncios de cosméticos, de mucha más enjundia y profundidad y rebaja sus aspiraciones artísticas interpretando aquí a la heroína. Todos nos imaginamos que habrá sido por el dinero. Como aguerrida luchadora por los derechos de los vampiros, se encarga de repartir estopa a diestro y siniestro en aburridas secuencias de acción mientras protege a un niño que puede tener en su interior la cura para la enfermedad, o algo parecido.

Lo más parecido que el guión tiene a una historia consiste en insertar una serie de escenas melodramáticas que harán estallar en carcajadas a alguno que no se quede dormido, y la inclusión, ahora parece que obligatoria, de unas cuantas vueltas de tuerca que, por rocambolescas que sean, tienen la extraña propiedad de no cambiar ni un ápice el sentido de la película.

Y en cuanto a hacer vibrar al público de la emoción, la película se sabotea a sí misma allá donde puede. Si en una escena “Ultraviolet” se despacha a gusto y sin despeinarse a doscientos figurantes mal pagados, difícil es que nos podamos creer que cuando aparezca la siguiente remesa la situación es de mucho peligro. Pues eso es lo que pretenden hacernos creer durante toda la película, sin mediar ninguna explicación.

Un cúmulo de despropósitos que ni siquiera tiene el tino de tomarse a sí mismo a pitorreo.

Recomendada para los afectados por el virus de la momia, a quienes el papel higiénico que llevan enrollado les impida ver y oir la película. Puntuacion