Ficha

País

Italia, Francia

Año

1974

Título original

Il fiore delle mille e una notte

Duración

140min

Dirección

Pier Paolo Pasolini

Guión

Pier Paolo Pasolini, Dacia Maraini

Reparto

Ninetto Davoli, Franco Citti, Tessa Bouché, Margaret Clementi

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Las mil y una noches
Autor: sensillo
Fecha: 13/06/2006.
Póster Las mil y una noches

Las mil y una noches

Digerido por sensillo

Adaptación muy libre del que es sin duda el clásico de la literatura oriental más conocido en occidente. De una extensión inabarcable para una película, Pasolini plasma en su versión una selección personal de cuentos, extrayendo los de temática más erótica y que fueran más adecuados para cerrar su trilogía de la vida. Y para filmar gente en pelotas, ya puestos.

Para ello prescinde de la historia de Sherezade y del cornudo y furioso Shariar, que en el libro servían de hilo conductor para los demás cuentos. De manera que Pasolini se inventa otra manera de engarzar las diferentes historias, unas dentro de otras o cruzándose entre sí, remedando la forma del libro pero perdiendo gran parte de su policromía. Al fin y al cabo, no son más que dos horas de película.

El cuento es, sin duda, el genero narrativo por excelencia. En el cuento todo se halla supeditado a la narración. En su particular lógica, no hay nada de extraño en confiar los mayores y más íntimos pesares a un desconocido y que éste a su vez los haga suyos hasta el punto de dar la vida, si fuera menester. En el cuento lo único que no tiene cabida es lo que ponga trabas en el fluir de la narración. Ello no quiere decir que el relato esté desnudo, pues los buenos cuentos están repletos de simbolismo y prolijos arabescos, pero que en lugar de pausar la acción o desviarla por otros caminos, la refuerzan en su sentido.

En “Las mil y una noches” apenas podemos encontrar aditivos cinematográficos. Interpretaciones forzadamente aficionadas, luz y escenarios naturales y pocas filigranas en el montaje. Sólo un par de escenas con efectos visuales, por otra parte poco creíbles. Y música a cargo de Morricone. Como adaptación cinematográfica, no hay duda de que resulta muy literaria. Y si bien podríamos vernos tentados a pensar que también es una traducción muy literal, en todo momento deja claro que no es “Las mil y una noches”, sino que es el libro visto a ojos del director. De manera que son muy distintos pese a que coincidan accidentalmente en los hechos que cuentan.

Falta Simbad el marino y de los cuarenta ladrones solo llegamos a vislumbrar uno. A algunos les puede sorprender sin embargo el erotismo que no obstante tampoco falta en el libro original. Habrá sin embargo quien encuentre molesto o poco apropiado la cantidad de desnudos, o incluso el hecho de que éstos sean principalmente masculinos. Y es que a día de hoy aún sigue existiendo una gran asimetría respecto a estas cosas. Sin embargo, el erotismo de “Las mil y una noches” resulta bastante cándido, a años luz, desde luego, de su retorcida “Saló”.

Recomendada para quienes aún creen que el burka se impone por tradición. Puntuacion