Ficha

País

Tailandia

Año

2004

Título original

Shutter

Duración

97min

Dirección

Banjong Pisanthanakun, Parkpoom Wongpoom

Guión

Banjong Pisanthanakun, Sopon Sukdapisit

Reparto

Ananda Everingham, Natthaweeranuch Thongmee , Achita Sikamana, Unnop Chanpaibool

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Shutter
Autor: bronte
Fecha: 23/06/2006.
Póster Shutter

Shutter

Digerido por bronte

Posiblemente habrán leído en estas páginas más de una vez que el futuro del cine con bastante probabilidad se encuentre en Asia. Por lo que a mí respecta, diré a voz en grito que no en el género del terror. Antes de acabar de ver "Shutter", mi paciente acompañante me espetó: "Guapa, a partir de mañana vas a salir en todas las fotos, porque te voy a matar". Y no le faltaba razón. Les traspaso a ustedes parte de la culpa, porque ha sido por ustedes y por nadie más que me he tragado esta película enterita.

Como ya he dicho en otras ocasiones, yo no sé si es que el terror oriental tiene unas marcas muy características como género, o si es que se copian los unos a los otros de una manera descarnada, cruel, impía. Así que les aviso que no hay niños, pero hay todo lo demás. Espíritus femeninos de largas melenas negras que salen del agua, y se arrastran moviendo sus extremidades superiores como las palas de un patín de mar. Que agarran a la gente. Que la sueltan. Que se aparecen de repente acompañados de fanfarrias con un volumen que haría morirse de envidia a los del mercado de la Cebada. Y si alguien echaba en falta el componente técnico-tecnológico, no cunda el pánico, que a falta de video, aquí tenemos una cámara de fotos, en un país en el que desconocen la fotografía digital.

Así que, básicamente la historia se trata de un fotógrafo que junto con su novia atropellan un algo, posiblemente un homo sapiens sapiens. Muy humanitariamente salen zumbando no vaya a ser que tengan que gastar una llamada en el 112, y a partir de ese momento, no hay una foto que les salga bien. Consiguientemente, gran parte del metraje se emplea en enseñar fotos veladas, otra gran parte en un eterno y grácil bucle en el que la misma escena se repite hasta la saciedad: un personaje camina por el pasillo de su casa, por el parque, por la Gran Vía, mientras le parece ver al espíritu en diferentes sitios, acompañado siempre por la fanfarria. Una y otra vez, una y otra vez. Claro que tengo que destacar una de estas escenas. Esta vez el personaje está en el retrete haciendo de vientre. Como lo oyen. Se queda sin papel higiénico. Tensión. Le pide al de al lado que le pase el preciado celuloso por debajo de la mampara. Más tensión. Una mano como la de Carmen de Mairena le pasa el papel higiénico al tiempo que suena una fanfarria atronadora. El personaje sale corriendo con las dificultades propias de no haber podido usar el papel higiénico. Las zurraspeisons, ya me entienden. Más fanfarrias.

Añadánle a todo el conjunto una lentitud de exposición y resolución bastante molesta. Y el hecho de que para todo se utilicen los trucos más baratos. Si la chica era universitaria, no podía estudiar griego antiguo, no; tenía que estudiar bichos feísimos metidos en formol para que dé más miedo. Las interpretaciones están acorde con una historia ya muy vista, y mala desde la primera vez. La dirección también deja mucho que desear por su falta de originalidad.

Ahora bien, si han tenido la paciencia de llegar hasta aquí, consumiendo su tiempo en una película muy mala que no deberían ver si me hicieran algo de caso, he de reconocer que el final es lo mejor de todo, y hasta que aplaca las ganas de quemar el cine. En todo caso, recomendada para seguidores de "Cuarto milenio", está claro.


Puntuacion