Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Annapolis

Duración

108min

Dirección

Justin Lin

Guión

David Collard

Reparto

James Franco, Donnie Wahlberg, Jordana Brewster, McCaleb Burnett, Chi McBride

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Annapolis
Autor: sensillo
Fecha: 28/06/2006.
Póster Annapolis

Annapolis

Digerido por sensillo

Aburridísimo saqueo al guión de “Oficial y caballero”, aderezado con gran profusión de tópicos y servido con descuidada presentación. Es muy indicativo de la fe que tenían los distribuidores en las bondades de la cinta el hecho de que en el trailer aparezcan secuencias que no pertenecen a la película. Buena nota podrían tomar los cineastas españoles, tan preocupados por no poder competir con las campañas promocionales americanas. La próxima de Resines, que la anuncien con escenas de “El señor de los anillos”.

Y es que no se me ocurre qué reclamo puede ofrecer “Annapolis” para atraer a la gente al cine, más allá del aire acondicionado de las salas. La película no pretende otra cosa que la de ser vendida al peso.

James Franco interpreta a un joven y humilde trabajador portuario, bastante frustrado por un futuro poco prometedor y por aparecer en una película tan floja, cuya mayor aspiración es unirse a la marina. Una vez allí, quizás decepcionado por no encontrar ni rastro de los Village People, empieza a presentar serios problemas de disciplina. De esta manera muy pronto empiezan los problemas con su superior que, no se lo van a creer, es un negro muy estricto que grita mucho. Para desquitarse, decide apuntarse a un torneo de boxeo con el fin de sacudirle una mano de palos a su odiado instructor y demostrar que es más chulo que un ocho. Entre unas cosas y otras discute con su padre, que no cree en él, se hace amigo del gordo mantecas y se liga a la chica, tal y como mandarían los cánones desde hace muchos siglos de haber inventado los sumerios el cinematógrafo.

Como se podrán dar cuenta, esta película ya la han visto millones de veces todos aquellos que no hayan pasado los últimos veinte años predicando en pueblos ignotos del Amazonas. Lo malo es que ahora resulta todo mucho más aburrido. Los personajes deambulan por la película siguiendo las órdenes que dicta el guión. Si toca enamorarse, pues se enamoran sin que les preocupe lo más mínimo la verosimilitud de la escena. De hecho, con un par de borrones en el guión podríamos haber tenido un idilio entre el protagonista y el mantecas, que tanto hubiera dado. El nivel de exigencia interpretativo, por lo tanto, está al nivel de flores de obra teatral de primaria, y cada cual responde mejor o peor sin que ello tenga la mayor importancia.

Recomendada para quienes encontraban divertidas las guardias de la mili. Puntuacion