Ficha

País

USA

Año

2006

Título original

Poseidon

Duración

99min

Dirección

Wolfgang Petersen

Guión

Mark Protosevich, Paul Gallico

Reparto

Kurt Russell, Josh Lucas, Richard Dreyfuss, Jacinda Barrett

Enlaces

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Poseidon
Autor: sensillo
Fecha: 29/06/2006.
Póster Poseidon

Poseidon

Digerido por sensillo

Llega el verano. Es tiempo de playa, paella y remakes cinematográficos. Se supone que el calor nos reblandecerá el cerebro y las ganas de preguntarnos sobre la necesidad de estos refritos. ¿Por qué esta querencia de los productores por crear películas ya vistas? Un guión original cuesta lo mismo que el guión de un remake, aunque el primero, sin duda, valga más.

“Poseidon” es un barco muy grande que se las tiene que ver con una ola aún más grande que lo pone patas arriba. Parece que desde el mito de la torre de Babel estemos acostumbrados a que, en la literatura, las obras humanas más grandes y desafiantes acaben sucumbiendo ante un desastre que les baje los humos y nos recuerde lo pequeños que somos.

La ola llega sin avisar, cuando apenas nos han presentado a los protagonistas. Y no se crean que en el transcurso de la película los conoceremos mucho más. Mientras el grueso de la tripulación y pasajeros, haciendo caso del capitán, se quedan en el salón principal a la espera de una muerte segura. Los protagonistas, por su parte, se arriesgan a buscar una salida abriéndose paso hacia los niveles inferiores, que están arriba. Hay que ver lo poco que se fían los americanos de la autoridad, en lo que compete a su seguridad personal. Y no se cansan de reflejarlo en sus películas.

“Poseidon” basa su atractivo en la potencia de sus efectos especiales, y su capacidad monetaria para destrozar gigantes decorados. Desde el momento del impacto de la ola, allí todo es explotar, arder y romperse en mil pedazos. Y muchos muertos por todas partes.

Lo peor de la película es que los personajes no llegan a tener nunca mucha mayor entidad que las víctimas anónimas. El guión llega a despreciar incluso muchas ocasiones realmente dramáticas, de manera que solamente el espectador que es capaz de llorar por la muerte del geranio puede llegar a sufrir con los protagonistas. Y todo va quedando de lado a favor del efecterío y de la física del plasma.

En definitiva, un rutinario blockbuster destinado a quienes se dejan hechizar por la pirotecnia. Nada aporta a su película predecesora ni al género de catástrofes en general, pero consigue entretener y aburrir en partes más o menos equitativas. Firmada por Wolfgang Petersen, que se ve que no le hace ascos a nadas, imprime poca personalidad en sus películas, pero resuelve con profesionalidad. Muy lejos queda de la grandiosidad épica de “Troya”. Yo me quedo, sin embargo, con aquella entretenida “Enemigo mío” que queda ya muy atrás en el tiempo.

Recomendada para los que siempre quisieron empezar la casa por el tejado. Puntuacion